Cómo evitar el síndrome post vacacional en plena pandemia

La escena es familiar: llega el día en el que se reincoporan varios trabajadores después de las vacaciones, y algunos presentan un humor particularmente agresivo o desganado. La productividad desciende sensiblemente durante los día sucesivos y en general notamos el decaimiento del estado de ánimo. Es normal que incluso aparezcan síntomas físicos en quienes lo padecen y que otros, por efecto contagio, adopten actitudes similares.

Esto puede afectar tanto a empleados como a jefes sin distinción alguna y sucede frecuentemente. Volver a retomar la rutina puede ser particularmente complejo para algunas personas y el estrés que genera se conoce como síndrome post vacacional. Si a eso le sumamos el impacto psicológico de la pandemia del Covid-19, tenemos como resultado un panorama bastante particular al momento de gestionar nuestro capital humano.

¿Quieres saber cómo tratar este problema en el contexto social en el que nos encontramos? Hoy hablaremos de estos puntos:

Qué es el síndrome post vacacional 

Aunque no se trata de una enfermedad o malestar propiamente dicho ni tampoco un trastorno psicológico grave, sí es cierto que a este particular comportamiento se lo conoce informalmente como “post holiday blues” o síndrome post vacacional.

Según explican desde la Clínica Universidad de Navarra, esta conducta surge básicamente debido a la imposibilidad de poder readaptarse a la rutina laboral habitual después de haber pasado tiempo de vacaciones durante un período de al menos dos semanas.

El debate actual se da entre aquellos profesionales de la salud que sí consideran al síndrome como un malestar que debe ser clasificado como tal, y aquellos que lo consideran un mal menor o pasajero. Es decir, meramente contextual.

Lo cierto es que la clave del porqué se origina este fenómeno en trabajadores y trabajadoras de todas las edades, ámbitos y rangos, estaría en el ritmo biológico. Tiene que ver con la drástica modificación de los hábitos diarios que ocurre durante las vacaciones y al momento de volver a la oficina:

  • Modificaciones en horarios de sueño y vigilia.
  • Alteraciones en horarios y hábitos alimenticios.
  • Cambio drástico a un entorno exigente y demandante profesionalmente
  • Incremento repentino del ritmo diario.

Es justamente por este motivo que el remedio más eficiente contra el síndrome post vacacional, es la prevención.

Síntomas del síndrome post vacacional 

En líneas generales, lo que genera la aparición del síndrome post vacacional es meramente el contraste entre pasar de un estado de descanso con amigos y familiares, a un contexto profesional de exigencia y tensión propio de cualquier ambiente laboral.

Sumado a esto, también se cree que el factor nostálgico de extrañar a las personas cercanas con quienes pasamos tiempo así como la caída de los niveles de serotonina que genera la aventura de descubrir un lugar o realizar actividades nuevas, contribuye en gran medida a la aparición de síntomas.

Sin ahondar en detalles demasiado específicos, es posible trabajar sobre dos grandes distinciones respecto de los síntomas que acompañan a un “cuadro de síndrome post vacacional”: se trata de sintomatología física y psíquica. La dificultad para adaptarse a la rutina habitual puede acarrear malestar como:

  • Cansancio.
  • Cefaleas.
  • Somnolencia.
  • Disminución o pérdida de apetito.
  • Palpitaciones o taquicardia.
  • Sudoración en exceso.
  • Dolores musculares.

En lo que respecta a los aspectos psicológicos y/o emocionales:

Habitualmente todos estos comportamientos se conjugan en forma negativa para, básicamente, repercutir en la productividad de los trabajadores. El mal humor generalizado también puede tener un efecto contagio en aquellos que se asocien o compartan espacio con quienes regresen de vacaciones.

La combinación de varios de estos elementos anteriormente mencionados, sobre todo cuando se extienden durante un período de tiempo, pueden llevar a la aparición de cuadros ansiosos o depresivos leves que deben ser tratados por un especialista.

sindrome post vacacional sintomas

Cómo evitar el síndrome post vacacional

Al tratarse meramente de un trastorno anímico temporal sin relación con pataologías previas o problemas más graves, afortunadamente el síndrome post vacacional es relativamente sencillo de manejar.

Una de las principales claves es aprender a gestionar el tiempo personal, es decir las horas libres fuera del trabajo. Aunque este es un aspecto que pertenece a la esfera de la intimidad, desde RRHH es interesante siempre incentivar a este tipo de conductas que puedan aportar a mejorar la vida de los empleados.

Gestionar el tiempo libre se trata simplemente de hacer un manejo racional del tiempo. Premiar el esfuerzo de la semana con fines de semana de ocio saludable y socialización, realizar actividad física en forma regular, mantener horarios fijos para cada comida así como procurar dormir antes de medianoche sin excepción.

Una vez fuera de la oficina y ya en vacaciones, es una buena idea aplicar lo que se conoce como descanso activo. Esto significa en lugar de amanecer al mediodía y dormirnos de madrugada, mantener una rutina similar a la que llevamos mientras estamos en funciones, solo que más relajada y flexible. Al mismo tiempo dedicar horas al deporte y actividades recreativas también es una buena iniciativa.

¿Cómo afecta el síndrome post vacacional en pandemia?

Que el 2020 es un año particularmente complejo no es novedad. La llegada del Covid-19 logró alterar por completo nuestras vidas, luego de generar una crisis sanitaria y económica sin precedentes. El síndrome vacacional, como tantos aspectos del día, no queda exento de los efectos de la pandemia. Si esta afección estaba íntimamente relacionada con el estrés y la angustia, ahora debemos sumarle el impacto sobre la salud emocional que genera la pandemia.

PSY-Covid, un estudio internacional sobre los efectos psicológicos y sociales de la pandemia, llevado adelante por la Universidad Autónoma de Barcelona, aproximadamente el 35% de la población española estaría en riesgo de sufrir trastornos de ansiedad y depresión. Las mujeres y las personas más jóvenes, dentro de los más vulnerables.

Aparentemente, el impacto psicológico del confinamiento sumado a las restricciones de la nueva normalidad serían los principales catalizadores. Además, la incertidumbre de la posibilidad de rebrotes y reconfinamiento también aportan su cuota de estrés.

Esto último repercute directamente en el síndrome post vacacional, debido a que casi la mitad de las personas que contaron con la posibilidad de tomarse vacaciones, decidieron no hacerlo. Así lo reportó el último Informe de Temporada del Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR).

Según los datos de la entidad, el 42% de los españoles prefirió quedarse en casa en lugar de irse de viaje durante los meses de verano. De ese total, casi la mitad asegura tener miedo a potenciales contagios, a ser confinados en el lugar de destino o simplemente desconfían al no existir medidas de seguridad que consideren estricta. La otra mitad sostiene que no pueden costearse semanas fuera del país.

En el mismo sentido, el 76% tenían pensado un viaje que no podrán realizar, mientras que el 65% debió modificar su itinerario. Esto significa que al síndrome post vacacional clásico ahora debemos sumarle la frustración e incertidumbre generalizada provocada por la pandemia. Y sobre esto, la idea de que muy probablemente el retorno a las oficinas no sea con empleados descansados, relajados, que han pasado un verano de ensueño. Sino más bien, todo lo contrario.

sindrome post vacacional consejos

Cinco consejos para tratar el síndrome post vacacional desde RRHH

A pesar de que el síndrome post vacacional es parte de la esfera personal de cada trabajador, afortunadamente desde el área de recursos humanos, es posible implementar medidas y políticas, que ayuden a los trabajadores en el período de transición o readaptación de las vacaciones a la oficina

Siempre hay que tener en cuenta que esto será más efectivo mientras más tiempo se haya tomado para estar fuera el empleado y, sobre todo, si las vacaciones fueron asignadas a varias áreas al mismo tiempo. Es decir que la reincorporación será masiva.

Desarrolla un plan de “onboarding de vacaciones”

Claramente, no se trata de un nuevo proceso de inducción desde cero, ya que el trabajador está familiarizado con su puesto y con la empresa. De lo que sí se trata, es de organizar una suerte de bienvenida que haga que el paso de un estado al otro (de descanso a trabajar) no sea tan drástico. Es una buena idea asignar tareas leves durante la primera mitad de la jornada, dar un espacio para que se puedan compartir anécdotas e historias de viajes con otros colegas.

Asegúrate de introducir nuevas medidas de seguridad por Covid-19

Es altamente probable que quienes retornen de sus semanas de descanso se encuentren con espacios totalmente alterados y adaptados a las normas de higiene que obliga la pandemia. Para evitar el shock inicial de encontrarse con precintos, sillas vacías o divisores plásticos, una buena idea es la de guiar a los empleados durante las primeras horas del día por las instalaciones. Esto no solamente servirá para educarlos en nuevos usos y costumbres sino también para que se sientan seguros y contenidos en lo que refiere a los cuidados sobre la salud.

Genera canales de diálogo

Por supuesto que una empresa jamás podrá suplir el rol de una psicoterapia ni nada por el estilo. Pero lo cierto es que a partir del surgimiento de la pandemia, las compañías han mutado de ser meros espacios de inserción profesional para reconvertirse en nichos de contención social y emocional. Dar a los trabajadores la posibilidad de compartir vivencias personales que puedan impactar en su performance, es una excelente iniciativa tanto para conocer su estado de ánimo como para contribuir a aliviar malestar propios del síndrome post vacacional.

Evita el contacto con clientes

Según el tipo de industria, es sabido que el contacto directo con clientes puede ser uno de los factores desencadenantes para los empleados de cualquier empresa. A su retorno, procura que al menos durante el primer día, el trabajador pueda reacomodarse a su puesto de trabajo con tareas livianas que no impliquen estar directamente expuestos a situaciones que puedan elevar su nerviosismo y afectar su productividad.

Diseña un checklist de tareas poco demandantes

Con el fin de cuidar la salud emocional y física del trabajador, además de brindarle su propio espacio de contención, es válido también asignarle deberes que no impliquen un cambio drástico en su “mind set”. Dedicarse simplemente a chequear emails, preparar la agenda de la semana o ponerse al tanto de lo que se perdió durante sus días fuera, es una excelente manera de comenzar la jornada y para evitar el síndrome post vacacional

El síndrome post vacacional a pesar de ser simplemente un cuadro temporal de alteración emocional, puede ser una llamada de atención acerca del ambiente laboral. Es decir, sirve para evaluar si parte del estrés del retorno a la oficina tiene que ver con una dinámica grupal que tal vez resulte tóxica o contraproducente.

sindrome post vacacional como evitarlo

Síndrome post vacacional, cuándo acudir con un profesional

La ansiedad, irritabilidad, agobio general, angustia, falta de concentración y baja general de la productividad, es normal que se extienda durante unos días e incluso por una semana entera. Sin embargo, cuando este tipo de malestares se prolonga en alguno de nuestros empleados durante un período prolongado, es una buena idea prestar atención.

Detrás del síndrome post vacacional podrían esconderse otros cuadros anímicos quizás más complejos que requieran la atención de un especialista. La forma correcta de ofrecer ayuda es en primer lugar realizar un ejercicio de observación agudo sobre el desempeño y una vez seguros de que el comportamiento se ha alterado, entablar una conversación con el trabajador.

Sin indagar en la vida personal ni inmiscuirnos en cuestiones íntimas, ofrecer no solamente la escucha activa sino la contención emocional, hará la diferencia al momento de vincularnos con los trabajadores de nuestra empresa.

Una vez hecho esto es importante destacar la importancia que tiene el cuidado de la salud mental para el bienestar general e insistir en la posibilidad de agendar una consulta con un especialista en este campo.

 

El síndrome post vacacional es una de las problemáticas en gestión humana, que a menudo más se pasan por alto. Poner de manifiesto no solo la existencia de este fenómeno sino trabajar en pos de evitarlo y en todo caso tratarlo, es fundamental para alivianar el día a día de trabajadores, colegas y superiores. Sobre todo en tiempo de pandemia donde la incertidumbre y los cambios emocionales se encuentran a la orden del día.

 

¿Quieres gestionar las vacaciones de tus trabajadores de la mejor manera? ¿Qué les resulte fácil organizarse y gestionar las ausencias de los equipos sin que la productividad se vea afectada? Puede que necesites automatizar y perfeccionar este proceso. ¡Y estás de suerte! Factorial proporciona una prueba gratuita para conseguirlo. 

 

✅ ¡Realiza un control efectivo de fichajes y vacaciones con Factorial!

 

Leave a Comment