¿Qué es y cómo funciona el Estatuto de los Trabajadores?

A menudo escuchamos o leemos que alguien ha recurrido al Estatuto de los Trabajadores porque se estaban vulnerando sus derechos en el puesto de trabajo, o que este es una herramienta protectora e importante para la relación entre trabajador y empresa. Sin embargo, ¿sabes qué es exactamente el Estatuto de los Trabajadores y qué es lo que regula? Aquí aclaramos todas tus dudas.

¿Qué regula el Estatuto de los Trabajadores?

El Estatuto de los Trabajadores es, en realidad, una normativa que regula precisamente todo lo que pasa entre trabajador y empresa. Su función es la de proteger al trabajador, que por naturaleza es la figura que está en desventaja en la ecuación. En un contrato de trabajo no pueden aparecer todos los detalles que incumben la relación entre estas dos partes (si fuese así sería un documento kilométrico) y, sin embargo, la empresa debe cumplir con muchas otras normas. Asimismo, este Estatuto también se ocupa de que se cumplan ciertas obligaciones, y expresa algunas prohibiciones.

👉 ¿Quieres convertirte en un experto de la gestión de los trabajadores? Necesitas leer nuestra guía sobre los Recursos Humanos y las leyes que los afectan

Una de las principales características del Estatuto de los Trabajadores es que todas las empresas y empresarios deben cumplirlo, según dice la Constitución en el artículo 35 del Real Decreto Legislativo 2/2015. Cualquier conflicto que derive de la relación laboral entre trabajador y empresa deberá respetar unos derechos mínimos, y estos están recogidos en el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

Entonces, ¿qué tiene más peso, el contrato laboral o el Estatuto de los Trabajadores? El Estatuto de los Trabajadores es un documento genérico que se aplica a cualquier trabajador de cualquier ámbito (con algunas excepciones de las que hablaremos en la siguiente sección) y, por lo tanto, no puede llegar a ser tan específico como un contrato laboral diseñado para un tipo concreto de actividad, situación o trabajador. Si un trabajador quisiera saber cómo se regula algún aspecto de su actividad, lo primero que deberá hacer será consultar su contrato. En caso de que este no aclare la duda, será momento de consultar el convenio colectivo y el Estatuto de los Trabajadores (sería este el orden de más a menos específico).

¿Quién está protegido y regulado por el Estatuto de los Trabajadores?

El Estatuto de los Trabajadores solo regula las relaciones laborales de aquellos trabajadores que presten sus servicios de manera voluntaria a un organismo empleador, sea este físico o jurídico. Es decir, aquellos que trabajen por cuenta ajena, excluyendo así a los autónomos o trabajadores por cuenta propia. No obstante, los TRADE o trabajadores autónomos económicamente dependientes están amparados por el Estatuto de los Trabajadores en algunos puntos, así como otros colectivos como los artistas, los deportistas profesionales, etc.

Están excluidos de la regulación del Estatuto de los Trabajadores todos los funcionarios, al estar ya protegidos por el Régimen Administrativo o Estatutario.

Aquellos trabajadores que hayan sido contratados por empresas españolas en el extranjero, así como empresas extranjeras que operen en territorio español, también estarán bajo la aplicación del Estatuto de los Trabajadores.

Contenido del Estatuto de los Trabajadores

Además de prohibir el trabajo para menores de dieciséis años (con algunas excepciones y bajo responsabilidad de un tutor) y el trabajo nocturno u horas extraordinarias a los menores de dieciocho, el Estatuto de los Trabajadores recoge cuestiones como la negociación, la representación y el conflicto colectivo, el descanso y la jornada laboral, los períodos de prueba y su duración, la retribución, las medidas de higiene, los despidos y modalidades de contrato de trabajo, etc.

Derechos que protegen el Estatuto de los Trabajadores

El Estatuto en sí está dividido en varios Títulos que a su vez se dividen en Capítulos, Secciones y Artículos. En total, el Estatuto de los Trabajadores incluye 92 artículos, y dentro de los derechos de los trabajadores, estos se consideran los más destacados:

  • Ocupación efectiva. Esto significa que los trabajadores no permanezcan desocupados.
  • Negociación colectiva para poder pactar convenios o acuerdos.
  • Promoción y formación en el trabajo.
  • No ser discriminados por razón de sexo, religión, edad, origen, orientación sexual o ideología.
  • Integridad física y existencia de una política de seguridad e higiene adecuadas.
  • Respeto a la dignidad e intimidad. Protección frente al acoso.
  • Remuneración según contrato.
  • Poder ejercitar acciones individuales y judiciales derivadas del contrato de trabajo.

Secciones más consultadas en el Estatuto de los Trabajadores

La jornada laboral es aquello que más concierne tanto a trabajadores como empleadores y, según el Estatuto de los Trabajadores, deberá ser aquella que establezca el contrato laboral o el Convenio Colectivo siempre que no supere las cuarenta horas semanales. La jornada diaria deberá ser de un máximo de nueve horas (menos para los menores de dieciocho años, que serían ocho), y entre jornada y jornada deberán pasar un mínimo de doce horas. Para asegurar el cumplimiento de esta regla está pensada la nueva propuesta para el control horario.

En cuanto al descanso, es derecho del trabajador uno por semana, además de hacer respetar el período mínimo entre jornadas. Este descanso semanal es de un día y medio, y es acumulable por períodos de hasta catorce días. En caso de ser menor de dieciocho años, este descanso será de dos días.

Respecto a las vacaciones anuales, se especifica que estas no pueden ser intercambiadas por una compensación económica y serán las establecidas en el contrato o pactadas en el Convenio Colectivo. En todo caso, no deberán ser menos de treinta días naturales y serán igualmente retribuidos. Las vacaciones son un derecho a la desconexión laboral obligatorio.

Diferencias entre Estatuto de los Trabajadores y Convenio Colectivo

Cuando hablábamos de las diferencias entre el contrato laboral y el Estatuto de los Trabajadores mencionamos el Convenio Colectivo, y es que este también es una herramienta reguladora de la relación entre trabajador y empresa.

Un Convenio Colectivo es un acuerdo resultado de una negociación colectiva entre los representantes de los trabajadores y la empresa. Estos son vigentes durante un tiempo determinado y dictan las condiciones de trabajo así como los derechos y obligaciones que tienen ambas partes.

El Convenio Colectivo es, como el contrato laboral, más específico en cuanto a su contenido, que se aplica a una actividad en concreto. Sin embargo, si una actividad laboral específica no cuenta con un Convenio Colectivo que la regule, será el Estatuto de los Trabajadores el responsable de hacerlo.

En definitiva, el Estatuto de los Trabajadores es la normativa base y tanto el Convenio Colectivo como el contrato laboral son especificaciones sobre la actividad que el trabajador está desarrollando. Siempre debe respetarse el Estatuto de los Trabajadores por encima de cualquier otra normativa, de modo que si el Convenio Colectivo o el contrato laboral incluyen alguna sección que va en contra del Estatuto de los Trabajadores, esta no podría cumplirse, habiendo de ser este último respetado.

También te podrían interesar:

 

1 thought on “¿Qué es y cómo funciona el Estatuto de los Trabajadores?”

Leave a Comment