Ir al contenido
entrevista de trabajo consejos

Qué preguntar en un proceso de selección + Modelo de entrevista de trabajo gratis

Son una herramienta fundamental para el departamento y reclutadores de recursos humanos y, de hecho, la etapa que puede definir por completo el curso de nuestra empresa en el mediano y corto plazo.

Las entrevistas de trabajo son vitales durante el proceso de selección de personal. De hecho, son múltiples las fuentes que aseguran que una buena entrevista puede no solamente garantizarnos dar con el candidato ideal durante el headhunting sino que, inclusive, pueden disminuir la tasa de rotación.

Asegurarnos de que la persona que tenemos en frente se alinea con los valores y cultura de nuestra empresa, al tiempo que cuenta con las competencias y habilidades que requiere el puesto, es sin dudas de las tareas más importantes en rrhh.

Banner HR funcionalidades

Cómo preparar una entrevista de trabajo

Naturalmente, antes de comenzar a entrevistar candidatos, debemos haber cumplido con tres pasos fundamentales: publicar un anuncio de empleo, ejecutar una criba curricular y haber implementado una preselección.

Una vez hecho esto y llegado el momento de la/s entrevistas, hay ciertas cosas que debemos considerar durante la preparación de esta etapa.

  • Chequear los perfiles sociales del candidato.
    Además de asegurarnos de que la formación profesional y la experiencia de la persona se alinean con lo que requiere el puesto a ocupar, debemos siempre considerar la veracidad de los datos. Además de cruzar referencias, si fuera necesario, chequear las redes sociales del candidato ayudarán a corroborar su información profesional.
  • Preparar una oferta clara.
    A menudo es normal que los reclutadores releguen este aspecto hacia el final de la entrevista o inclusive dejen pasar varias instancias de este tipo hasta especificar lo que esperan del candidato. En una primera entrevista es fundamental que la persona sepa exactamente lo que se requiere para el puesto y lo que recibirá a modo de retribución, ya sea salarial o flexible. No hacerlo genera un estrés innecesario en el candidato y solo hace que sus respuestas no sean exactamente lo que necesitamos saber para cubrir el puesto.
  • Saber romper el hielo.
    En una situación de entrevista, los candidatos estarán siempre un poco nerviosos y bajo presión. Para hacer una mejor selección es ideal que los minutos que tengamos frente a la persona sean amenos, de manera tal que pueda contarnos la mayor cantidad de información que nos ayude en nuestra elección. Saber romper el hielo, entablar una charla amena y agradable, un momento distendido es una tarea muy importante. Ofrecer algo de beber, un espacio cómodo donde ubicarse y donde haya privacidad es también clave.

👉 Descarga gratis una lista de tareas para el onboarding de empleados 👈

entrevista de trabajo preguntas

Consejos para realizar una entrevista de trabajo

En líneas generales, es cierto que no existen fórmulas mágicas para poder ejecutar una entrevista en manera perfecta y que nos asegure 100% obtener buenos resultados. Sin embargo sí existen algunas nociones que debemos tener en cuenta en esta esta etapa.

Fundamentalmente, la entrevista debe servir para complementar y acompañar toda la información que recibimos mediante el cv del candidato. Independientemente de trabajamos con un curriculum vitae ciego o el habitual, conectar con la persona debe ser la instancia en la cual esos datos cobran vida y mediante el diálogo podemos corroborar tanto su veracidad como los detalles y pormenores de su historial laboral.

Apoyándonos en la estructura narrativa clásica, como si se tratara de un cuento básicamente, la entrevista debe contar de tres etapas: una introducción, un desarrollo y un desenlace. Cada una de estas debe ayudar a que podamos entender a quién tenemos en frente y cómo puede integrarse y qué puede aportar a la empresa.

Durante la primera etapa, donde rompemos el hielo, es vital que analicemos cómo se desenvuelve la persona en una situación social, su lenguaje no verbal, su simpatía, facilidad de palabra, nerviosismo, etc. En esta instancia, como mencionamos antes, es importante de primera mano aclarar toda la información concerniente al puesto para dar pie a las preguntas.

Una vez iniciada la entrevista, es importante que las preguntas no se sientan como un interrogatorio y que se desarrolle todo como un diálogo cordial y profesional. Si las respuestas son satisfactorias o no, el candidato no debe notarlo de inmediato. Siempre es importante mantener neutralidad ante sus contestaciones, no emitir juicios de valor ni tratar de crear falsas expectativas de ninguna índole.

Las respuestas que recibamos debemos no solamente analizarlas objetivamente sino prestar especial atención a la manera en la que persona responde ya que, muchas veces, hay quienes no son demasiado honestos frente a un nuevo trabajo o simplemente su tono o actitud corporal, pueden revelar información importante acerca de su personalidad o temperamento.

Hacia el final de la entrevista, es importante que el candidato se vaya sabiendo cuáles son los siguientes pasos a tomar. Esto significa darle una fecha estimada de respuesta por sí o no y mediante qué medios (si lo llamaremos o enviaremos un correo electrónico).

Puede suceder que durante los primeros minutos del diálogo o hacia el final, ya sepamos que la persona no es la correcta para el puesto. Siempre debemos hacer lo posible para comunicar esto de la manera más conveniente y profesional y no hacerlo en el mismísimo momento de la entrevista, pero no demorar la respuesta cuando es negativa.

Qué preguntar a un candidato en una entrevista de trabajo

Naturalmente, dependiendo del tipo de empresa, su cultura, estilo organizacional y comunicacional, el tipo de puesto y mecanismo de reclutamiento (no es lo mismo un referido que un candidato de una búsqueda tradicional), las preguntas que hagamos van a variar sensiblemente.

Sin embargo siempre debemos tener en cuenta que la entrevista laboral debe servir, entre otras cosas, para poder:

  • Comprender la formación profesional.
  • Indagar sobre la experiencia laboral.
  • Cuánto sabe acerca de la empresa y la industria.
  • Fuera de lo salarial, cuáles son sus motivaciones para postularse.
  • Qué expectativas tiene de su rol.
  • Conocer qué competencias tiene la persona.
  • Cómo se enfrenta a situaciones adversas.
  • Cómo se relaciona con otras personas.
  • Qué tan predispuesto está a integrarse a un lugar nuevo.
  • Qué puede sumar a su futuro equipo y a la empresa.
  • Cuáles son sus cualidades cómo líder.
  • Cómo se dirige hacia superiores y colegas.
  • Qué tan productivo/a ha sido.
  • Qué tan orientado a objetivos se encuentra.

Descarga un modelo de entrevista de trabajo

Para que los procesos de entrevistas laborales en tu empresa sean más fáciles y logres ahorrar tiempo y dinero, preparamos una lista con 44 preguntas de las cuáles podrás seleccionar las más pertinentes, para llevar a cabo tu proceso de selección.

Podrás indagar acerca de la experiencia profesional del candidato, si se alinea con los valores de la empresa y conocer cuáles son sus intereses y aptitudes.

👉 Descarga un modelo de entrevista de trabajo gratis 👈

entrevista de trabajo

10 preguntas que NO debes hacer en una entrevista de trabajo

La mayor parte de las preguntas que no deben hacerse, simplemente ocurre que son contrarias a las legislaciones vigentes en materia no solo de derechos laborales sino de derecho a la intimidad y discriminación en el trabajo.

Sin embargo, son numerosos los reclutadores y empresas que incurren en el error involuntario de “pescar” respuestas acerca de la vida personal del candidato, creyendo que esto tendrá un impacto directo sobre su desempeño laboral.

Para evitar inconvenientes, hacer un proceso de búsqueda equivocado y generarle un primer contacto incómodo a un trabajador, estas son las 10 preguntas que no debes hacer a un candidato durante una entrevista laboral.

  1. ¿Cuál es tu orientación sexual? / ¿Tienes pareja? / ¿Estás casado?
  2. ¿Tienes hijos? / ¿Estás embarazada? / ¿Piensas en tener hijos?
  3. ¿Cuál es tu religión? / ¿Practicas algún tipo de credo?
  4. ¿Cuál es tu ideología política? / ¿A quién votaste en las últimas elecciones?
  5. ¿Cuál es tu historial salarial? / ¿Cuánto ganabas en tu último trabajo?
  6. ¿Has sufrido acoso laboral? / ¿Qué harías si sufrieras acoso laboral?
  7. ¿Alguna vez has estado bajo arresto o preso? / ¿Has tenido problemas con la ley?
  8. ¿Dónde vives? / ¿Con quiénes vives?
  9. ¿Consideras que eres muy joven o viejo para el puesto? / ¿Cómo te sientes trabajando con personas más jóvenes o viejas?
  10. ¿Cuál es el origen de tu familia? / ¿Perteneces a algún grupo étnico?

Muchas de estas preguntas se hacen con la intención de averiguar otro tipo de datos que pueden estar en el cv (como la edad o el domicilio). Para no incurrir en estos errores y mantener las formas, una simple regla es: no preguntar aquello que se pueda averiguar por otros medios y que no se relacione directamente con el puesto.

Por ejemplo, si queremos saber si la persona tiene disponibilidad horaria y puede equilibrar su vida personal con la profesional, en lugar de ¿Tienes hijos?, simplemente podemos preguntar “¿La franja horaria de 09 a 17hs es factible para que puedas integrarte a la empresa?”

Preguntas trampa, para qué sirven y ejemplos

Lo que se conoce como “preguntas trampa”, a menudo son cuestionamientos inofensivos, que el candidato debe percibir que aparecen al azar y en forma espontánea durante el diálogo.

La finalidad de estas preguntas es sacar al potencial trabajador de su “guion mental”, de sus respuestas estudiadas, y poder ver su lado más humano. Esto servirá para conocer al menos de forma superficial, rasgos de su personalidad que ayuden a conocer a la persona, más allá del cv.

Si fueras un postre, cuál serías y porqué.

Evidentemente, no hay una respuesta correcta frente a esta pregunta. Pero lo que queremos entender con esto es si el candidato tiene sentido del humor, si es creativo, si se adapta fácilmente frente a un cambio y si puede improvisar.

Mientras más analogías, metáforas y asociaciones haya en la respuesta, mayor será la capacidad de conectar conceptos e ideas diferentes de la persona. Una pregunta escueta pero contundente, hablará de su capacidad de síntesis. Mientras que alguien que se quede en silencio o repregunte mostrando una clara desorientación, claramente no será demasiado apto para un escenario adverso.

¿Te consideras una persona afortunada?

Una vez más, la respuesta será totalmente subjetiva y no existe forma de corroborar o medir si una persona tiene o no buena estrella. El objetivo de esta pregunta es conocer cuál es la visión de la vida que tiene el candidato, si es una persona más bien optimista o pesimista.

Una buena respuesta será aquella que sea más bien positiva, donde la persona pueda describir alguna situación que le haya sido gratificante, sin ahondar demasiado en detalles y pormenores.

¿Qué tan honesto eres?

Al ser una pregunta inusual y fuera de lo que se espera en una primera entrevista, la respuesta que buscamos es aquella que haga que el candidato se desestructure y pueda hacer que muestre un cierto grado de reflexión sobre sí mismo.

Una mala respuesta es una que sea demasiado buena para ser cierta, es decir alguien que asegura jamás mentir bajo ningún concepto. Una buena respuesta debe ser, justamente, honesta. Una persona que admite decir mentirillas blancas de tanto en tanto, sin mayores nerviosismos.

 

Las entrevistas de trabajo son fundamentales y su correcta ejecución no solo garantizan un primer contacto con la empresa que sea satisfactorio sino que además, pueden hacer la diferencia al dar con el candidato ideal que se sume y contribuya a alcanzar objetivos de negocio.

Ahorra valiosos recursos al delegar tus tareas cotidianas en rrhh a un software desarrollado especialmente a la medida de tus necesidades.

✅ ¡Prueba Factorial y optimiza el proceso de reclutamiento en tu empresa!

This post is also available in: Italiano

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario