Contratos de trabajo: ¿Qué debes saber?

Cuando redactamos contratos de trabajo, son pocas las veces que los profesionales de recursos humanos piensan en otros temas importantes que podrían afectar los derechos de los trabajadores. Para evitar esto, es muy importante tener información sobre los tipos de contratos de trabajo, los derechos en términos de capacitación, prácticas o situaciones especiales, entre otras cosas. Pero no te preocupes, en el episodio de hoy los revisamos todos, tratando de aclarar un poco más el complejo mercado laboral y cuál contrato de trabajo conviene en cuál caso.

  1. ¿Cuál es la importancia de los contratos?
  2. ¿Qué debes de saber de los contratos?
  3. ¿Cuáles son los tipos de contratos principales?
  4. Vídeo explicación: Contratos de Trabajo: ¿Qué debes saber?
  5. ¿Algo más sobre los contratos?

¿Cuál es la importancia de los contratos?

El contrato de trabajo es un documento legal que acredita la relación laboral entre un trabajador y la empresa. En este documento se establecen por escrito todas y cada una de las condiciones laborales que determinan las actividades del trabajador en dicha compañía, sellando así el mutuo acuerdo al que han llegado el empresario y el trabajador, en donde la persona que ha sido contratada va a ocupar un puesto de trabajo a cambio de contraprestación económica. Hay un problema muy grande con todo esto… y esto es que muchos profesionales todavía no saben cómo redactar correctamente un contrato o hasta los tipos de contratos que tienen disponibles… tampoco saben la gravedad del asunto si realizan contratos de trabajo sin informarse bien de las normativas. Veamos unas soluciones básicas y claras para ayudarte a adentrarte en el mundo de contratos.

¿Qué debes de saber de los contratos?

Todos y cada uno de los diferentes tipos de contratos laborales deben incluir, por ley, una serie de datos e información específica que detallen las condiciones y las relaciones laborales que se establecerán entre la empresa y el empleado. Los más importantes son:

  • Datos de la empresa y el empleado.
  • El tipo de contrato de trabajo.
  • Centro de trabajo.
  • Fecha de inicio de dicho contrato.
  • Fecha en que se finaliza el contrato (y duración en caso de que sea un contrato temporal) excepto en el caso de los contratos indefinidos.
  • Categoría profesional a la que pertenece el empleado y las funciones que va a realizar.
  • Periodo de prueba estipulado.
  • Causa que justifica la temporalidad del contrato.
  • Horarios laborales y distribución de la jornada, así como duración de las vacaciones.
  • Remuneraciones y salarios que recibirá el empleado con el número de pagas anuales especificado.
  • Convenio colectivo que se aplica al trabajador.


¿Cuáles son los tipos de contratos principales?

Los tipos de contratos pueden depender tanto de las necesidades de las empresas como de las características del trabajador. Así, según las necesidades de empresa y empleado, podemos encontrar:

Contratos indefinidos

El objetivo de este contrato es entrar en una relación de trabajo sin establecer un límite de tiempo. Dichos contratos de trabajos pueden redactarse verbalmente o por escrito para acuerdos a tiempo completo o parcial.

Contactos temporales

Los contratos temporales podrán ser redactados en las siguientes circunstancias:

  • Contrato para la realización de una tarea o servicio específico: se acuerdan para llevar a cabo una tarea o realizar un servicio específico, cuya ejecución, aunque limitada en el tiempo, tiene una duración incierta desde el principio. Si la duración excede un año, se requiere un aviso previo de 15 días antes del final de la tarea o servicio para rescindir el contrato. Si el empleador no proporciona este aviso, el trabajador tiene derecho a compensación
  • Contrato para contingencias de producción: el objetivo de este contrato es cumplir con los requisitos circunstanciales asociados con el mercado laboral, un registro o un exceso de pedidos. Este contrato no puede durar más de 6 meses dentro de un período de 12 meses
  • Contrato de reemplazo temporal: cuando sea necesario reemplazar a un trabajador con el derecho de conservar la posición. Debe especificar el trabajador reemplazado y la razón del reemplazo

El motivo por el que las empresas prefieren ofrecer contratos temporales en vez de indefinidos es muy claro: cuanto menos antigüedad en la empresa tenga el trabajador, menor será la indemnización que se tendrá que pagar si este termina siendo despedido. Los contratos de trabajos temporales deberían ser solamente para ayudar a empresas en circunstancias de sobrecarga de trabajo, o para cubrir una vacante que está reservada a otro trabajador que no estará disponible durante un período de tiempo limitado.

Contratos de formación

Estos pueden redactarse con trabajadores mayores de 16 años y menores de 21 años que carecen de las calificaciones requeridas para redactar un contrato de experiencia laboral. Algunos grupos pueden ser empleados de acuerdo con los términos de un acuerdo de capacitación, aunque estén por encima del límite de edad. Este contrato debe durar al menos seis meses, pero no puede durar más de dos años.

Contratos de experiencia laboral

Se deben cumplir los siguientes requisitos para celebrar este contrato:

  • El trabajador debe poseer uno de los siguientes títulos: título universitario o de formación profesional o equivalente.
    • No deben haber transcurrido más de cuatro años desde la finalización de los estudios correspondientes o desde que se validaron en España si la calificación se obtuvo en el extranjero, o seis años si el contrato se establece con un trabajador discapacitado.
  • Este contrato debe durar al menos seis meses, pero no puede durar más de dos años.

Contratos de trabajo a domicilio y de media jornada

La duración de dichos contratos de trabajo puede ser indefinida o fija. En ambos casos, siempre se redactarán por escrito, especificando el lugar donde se prestan los servicios y la duración del día hábil.

Vídeo explicación: Contratos de Trabajo: ¿Qué debes saber?


¿Algo más sobre los contratos?

Como nota final, una vez finalizado el contrato, este puede ser prorrogado hasta el máximo legal que permita cada caso y, llegados a ese momento y pasado el día de finalización, si el empleado sigue en su puesto de trabajo el contrato quedará automáticamente convertido en indefinido… así que muy pendiente a esto, compañeros. Es importante volver a recalcar la necesidad de investigar e informarse bien antes de redactar un contrato. Además, fuera de estas normativas generales para contratos de trabajo, para los trabajadores que pertenezcan a los colectivos más discriminados, como empleados con discapacidad o personal riesgo de exclusión social, existen cláusulas específicas para protegerlos. Hasta aquí llegó nuestro tiempo hoy, ¡gracias por sintonizar a nuestra primera edición de Dosis de Recursos Humanos! Para más información sobre los tipos de contratos de trabajo o modalidades de los contratos puedes dejarnos un comentario ante cualquier duda. 🙂 

This post is also available in: Svenska Nederlands Italiano Deutsch

1 thought on “Contratos de trabajo: ¿Qué debes saber?”

  1. Desde hoy hemos empezado a usar esta herramienta Cloud para la gestión de horarios en nuestra empresa, a primera vista y con el poco tiempo que llevamos usandola, esto promete ser una opción muy muy pero que muy buena, una interfaz de 12 sobre 10… una fluidez espectacular, la sensación de cuando las cosas las hacen profesionales y muy bien hechas.

    Un saludo!

    Responder

Leave a Comment