¿Cómo cambia mi sueldo según lo que cobro en bruto?

En muchas ocasiones una subida de sueldo viene acompañada de muchas preguntas por parte del empleado. ¿Cuánto dinero me quedará en neto? ¿Tendré que pagar más IRPF? ¿Me sale a cuenta? Para resolver estas dudas hemos consultado con una abogada laboralista y este ha sido el resultado.

Definición de salario bruto y neto
Cómo calcular el sueldo
¿Cuánto pueden retenerme? ¿Conviene que me suban el sueldo?
Calcula tu ahorro con nuestra calculadora de Retribución Flexible


Ante de nada, empecemos por lo fácil: La definición de salario bruto y salario neto.

Salario bruto: El sueldo en bruto es el dinero total que recibe un trabajador antes de deducir las retenciones, cotizaciones, impuestos y demás.
Salario neto: En cambio, el sueldo neto es la cantidad final que recibe el empleado en su cuenta bancaria. Es el resultado de restar las retenciones, cotizaciones e impuestos al sueldo bruto.

En función de la cantidad bruta que cobres anualmente puedes esperar que la diferencia entre el salario bruto y el neto sea de alrededor de unos cientos de euros (un 6,40% aprox.) para sueldos bajos o hasta más del 40% para los más altos.

Si eres parte de una empresa que está pensando en contratar a una nueva persona, ten en cuenta que tu empresa deberá pagar la cantidad total bruta al empleado y además, un plus a la Seguridad Social en concepto de contingencias comunes (desempleo, FOGASA, formación para empleados…).

Si por otro lado, estás pensando en ofrecer una subida de sueldo a uno o varios empleados este artículo te irá genial para entender todo lo que pasa en el sueldo después de negociar un aumento.

Aquí tienes las respuestas para algunas de las preguntas más frecuentes:

¿Cómo calcular mi sueldo neto a partir del bruto?

No es complicado hacerlo, incluso existen calculadoras online de salario neto que pueden ayudarte a saber cuánto dinero te quedará después de descontar los impuestos, retenciones, etc. Debes tener en cuenta que para calcular el sueldo neto entran en juego muchas variables: la cantidad bruta que percibe el empleado, su edad, situación legal, personas a su cargo, grado de discapacidad…

Otra cosa a tener en cuenta es la ubicación del empleado dentro del territorio estatal. Por lo general en cualquier región la retención será la misma, excluyendo País Vasco y Navarra pero la renta de tablas de IRPF varía en cada CCAA. Madrid es una de las comunidades autónomas con tramos más bajos mientras que Cataluña, Valencia o Extremadura tienen los tramos más elevados de todo el territorio estatal.


¿Cuánto me van a retener?

Las retenciones dependen de cada caso. En función de tu edad, sueldo bruto, situación familiar, personas a tu cargo, discapacidad y otros factores la retención cambiará. Si quieres tener una orientación consulta la calculadora online de sueldo neto. Tienes el enlace en la pregunta anterior.

¿Me conviene una subida de sueldo o me retendrán más?

Las subidas de sueldo pueden implicar también un aumento en la cantidad de IRPF y retenciones que deberás pagar. Si negocias un aumento en bruto, puede que la cantidad que finalmente recibas no sea la deseada.

La buena noticia es que existe una manera para obtener un aumento de sueldo sin que las retenciones y los impuestos que debes pagar aumenten. Incluso por ley, puedes acogerte a interesantes ventajas fiscales que en función del caso te permitirán pagar menos IRPF del que actualmente pagas.

Este método conocido como beneficios sociales para empleados o retribución flexible. Ambos significan prácticamente lo mismo y son una forma de promover unas mejores condiciones salariales por parte del gobierno y permite a las empresas cubrir costes básicos como transporte, dietas, guardería, gimnasio, clases… sin que al empleado le suponga un coste extra.

Si trabajas en el departamento de recursos humanos o has podido tener contacto con otros empleados, puede que ya lo sepas pero la retribución flexible para trabajadores son la opción más demanda dentro de las empresas. Por un lado por sus ventajas fiscales y por otro por la comodidad de poder cubrir costes básicos como la comida o el transporte fácilmente y con descuento.

Para que puedas hacerte una idea, vamos a poner un ejemplo ficticio: Pongamos que un empleado consigue negociar un aumento de sueldo con el que su compensación asciende a un total de 35.000€ brutos anuales. En la columna de la izquierda puedes ver el sueldo mensual neto del empleado sin ningún tipo de retribución en especie y en la derecha el salario mensual neto de un empleado con seguro médico, ticket restaurante y guardería.

Con el mismo sueldo (y coste para la empresa) pero recibiendo una parte en especie el empleado recibiría 156,32€ más mensualmente gracias al descuento fiscal que aporta la retribución en especie. Casi 2.000€ anuales extras que hubiera perdido al negociar el aumento en dinero.

comparativa-salario-flexible

Al reducir la base imponible y no la cotización, de ahí que la aportación a la seguridad social sea igual con o sin beneficios sociales no perjudica al empleado en caso de solicitar una indemnización o ayuda por desempleo en el futuro.

Si trabajas para una empresa en la que no ofrecen beneficios sociales, y te gustaría incluirlos en tu sueldo o pedirlos en forma de aumento, puedes enviar este enlace a la persona de recursos humanos: Beneficios sociales para empleados 

Calculadora de retribución flexible

Si lo que quieres es ver al momento y fácilmente lo que podrías ahorrarte tú según tu sueldo, consulta nuestra calculadora de retribución flexible pinchando en el gif. ¡Te sorprenderá!

 

Si quieres saber más sobre retribución flexible puedes consultar nuestro post: Retribución Flexible 2018 ¿Qué es y por qué ofrecerla en tu empresa? O puedes consultar nuestro nuevo artículo en el que encontrarás un cuestionario para evaluar el interés de los empleados.

¿Te ha quedado alguna duda? Descárgate nuestro ebook «Todo sobre la Retribución Flexible»

ebook sobre el salario en especie

Leave a Comment