Ir al contenido
networking

¿Cómo utilizar el networking para gestionar los Recursos Humanos de tu empresa?

Tradicionalmente se concibe esta idea como propia de un sector de negocios determinado y orientada solamente a generar clientes, pero el concepto es mucho más amplio y complejo.

El anglicismo networking remite al término “trabajar en red” y podemos traducirlo al castellano o entenderlo como el “hacer contactos” de toda la vida.

Aun hoy en día existen aquellas personas encargadas de recursos humanos que creen que este tipo de tareas debe delegarse o es delegada exclusivamente al outsourcing o consultores externos. Pero lo cierto es que inclusive cuando no nos damos cuenta, estamos generando nuevos lazos que se suman a nuestro mapa de contactos.

Banner HR funcionalidades

Qué es el networking, significado

A pesar de que parece un concepto novedoso, el networking como tal comenzó a utilizarse en Estados Unidos a finales del siglo XX, más específicamente durante los últimos años de la década de 1860.

Con el boom tecnológico de la era surgieron nuevas profesiones, oficios, bienes, servicios, necesidades y, por supuesto, profesionales. Es aquí cuando aparecen las hoy ya no tan bien reputadas empresas multinivel que, ya desde entonces, se valían de una gran red de contactos para movilizar sus mercancías.

En la actualidad networking remite a la actividad de generar lazos y/o conexiones con otras personas de acuerdo a los intereses personales o profesionales. Se trata de estar en contacto con referentes del sector que nos interesa, eventos que podrían nutrir nuestra formación o personas que podrían significar un avance en nuestra trayectoria profesional.

El networking es lisa y llanamente, la capacidad de ser y estar donde suceden acontecimientos importantes para nuestra carrera y conectar con personas afines que nos ayuden a conquistar objetivos y crecer como personas.

Tipos de networking

Dependiendo no solamente de donde, sino de cómo y de qué finalidad tenga nuestra avidez por generar nuevas conexiones, podemos establecer que a grandes rasgos, existen tres tipos de netwroking fundamentales.

Networking en redes sociales

Uno de los grandes beneficios que trajo consigo la aparición del Internet 2.0 a mediados de los ’90 fue la posibilidad de conectar con otras personas. Algo que hoy en día, podemos hacer en cualquier momento y desde cualquier lugar, simplemente tocando la pantalla de nuestro smartphone.

Plataformas como LinkedIn, especialmente dedicada a las conexiones profesionales, hacen la diferencia para alcanzar metas de carrera (ya sea como emprendedores, empleados o CEOs de una organización).

Asociaciones profesionales

Independientemente de la industria en la que una persona esté inserta, como puede ser el Derecho, Marketing o Tecnología, por ejemplo, es probable que existan asociaciones profesionales y comerciales que reúnan a personas con ideas afines que realizan trabajos similares.

Muchas veces este rol lo cumplen también los establecimientos educativos donde se forman las personas y que conectan a ex alumnos o incluso poseen una bolsa de empleo propia.

Las asociaciones comerciales, por su parte,  a menudo brindan excelente capacitación, oportunidades educativas, descuentos en conferencias de la industria y otros recursos que se extienden más allá del contacto personal.

Organizaciones de servicio a la comunidad

Este tipo de espacios profesionales suelen estar localizadas en diferentes estratos geográficos, es decir que pueden tener alcance local, regional, nacional o global. Se centran en proporcionar el bien social en sus comunidades y se valen de la colaboración de profesionales.

Cuando una persona se une a este tipo de entidades, no lo hacen persiguiendo un beneficio propio sino para contribuir con quienes allí asisten. Al dar tiempo y dinero a la comunidad en la que vive y / o sirve, se traduce en la acumulación de un enorme capital social ya que se está haciendo una buena acción. Al mismo tiempo es clave para conocer a otros que tengan los mismos intereses altruistas y para contribuir a la sostenibilidad de la comunidad.

banner solicitar demo factorial

Beneficios del networking en rrhh

Hay una serie de razones por las que los profesionales de recursos humanos deberían trabajar en red dentro de su organización y podemos resumirlas en tres pilares de la gestión humana:

  • Mayor capacidad para hacer bien su trabajo.
    Un buen networker corporativo de rrhh puede sentir la «temperatura» de una organización antes de que “la sangre llegue al río” en el caso de que hubiera problemas internos que repercutan hacia fuera.
    Una persona conectada con personas clave en el industria, puede hacer la diferencia al facilitar la cooperación y la colaboración entre departamentos gracias a su capacidad, entre otras cosas, de ser el conducto de información y comprensión del comportamiento.
  • Capacidad para construir reputación y credibilidad.
    El networking no sucede solamente por fuera de la empresa, sino por el contrario y de hecho esto es lo ideal, las conexiones “empiezan por casa”. Hacer networking dentro de la propia organización es fundamental para poder tener acceso a información fundamental sobre las dinámicas y cultura de la empresa, que difícilmente podamos evidenciar desde una evaluación de desempeño.
  • Refuerza y facilita la confianza.La autenticidad y la autoridad, son dos valores fundamentales en la construcción de liderazgo. Pero cuando hablamos de autoridad, no nos referimos a dar ordenes en forma despótica sino a poder conducir los destinos de un área, proyecto o toda la empresa de forma contundente y concienzuda.
    Para construir reputación es importante crear una “marca” que sea confiable, una impronta personal y consistente. De esta manera para los demás será más sencillo y se dará en forma natural, el confiar en tu investidura.

Porqué deberías invertir en networking

Existen numerosas razones por las cuales una persona o una empresa deberían invertir en networking. Pero atención, invertir no implica necesariamente afectar la gestión de gastos o generar nuevos presupuestos específicamente para tal fin.

Invertir en networking implica comenzar a ser más conscientes acerca del impacto de las interacciones dentro y fuera de la empresa, con miembro de un equipo de trabajo, proveedores o clientes y consumidores.

Hay al menos tres razones que son de gran motivación para poder comenzar a establecer una estrategia de networking.

  • Alcanzar objetivos comerciales.
    Crear redes propias es una excelente manera de adquirir nuevas oportunidades comerciales. El uso de los contactos que hace cuando conoce gente puede abrirle las puertas a oportunidades de negocio, sobre todo cuando hablamos de
    Crear una red de contactos puede significar, además, generar planes de negocios o beneficios para clientes que aporte sentido de pertenencia y beneficios, así es posible crear una comunidad propia de consumidores que pueden convertirse en embajadores de marca y reforzar el employer branding de nuestra empresa. Siempre considerando que los primeros clientes que tendremos son los propios trabajadores.
  • Apostar por la innovación.
    La creación de redes es una excelente manera de identificar cuáles son las mejores prácticas comerciales, puntos de referencia de la industria y nuevas tendencias que estén comenzando a emerger en el nicho de tu empresa. Aprender de lo que hacen los demás es una estrategia valiosa para todas las empresas y es posible mientras más y mejores conexiones logremos dentro de nuestro círculo de influencia.
    Por ejemplo, una persona que es propietaria de una empresa o que tiene un rol ejecutivo, puede averiguar cuáles son los programas de software más recientes o las prácticas de gestión de empleados que puede incorporar a su propio negocio para maximizar sus recursos y optimizar sus procesos.
  • Mejorar el reclutamiento.
    Existen diferentes maneras de incorporar personas a nuestra compañía. Desde el headhunting para puestos ejecutivos hasta la búsqueda de talento tradicional, hay un gran punto de inflexión en la forma en la que damos con los mejores profesionales para nuestra organización y es el inbound recruiting.
    El reclutamiento interno no solo es más rápido sino que tiende a ser más exitoso, ya que implica ascender a personas dentro de la empresa o conectar con personas que ya tienen cierta familiaridad por estar en nuestra base de datos o por ser referidas por otros empleados. Esto sirve para disminuir la tasa de rotación y garantizar a máxima productividad empresarial.

 

El networking para recursos humanos es una práctica a menudo infravalorada pero que es sumamente útil, bien implementada, para reforzar todos aquellos aspectos que hacen posible el crecimiento sostenible y exponencial de una empresa.

 

 

Delega tus tareas y procesos diarios de rrhh en un software especialmente desarrollado a la medida de tus necesidades. Prueba Factorial y siente la diferencia.

✅ ¡Utiliza Factorial automatizar la gestión de rrhh en tu empresa!

 

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario