Ir al contenido

Unos empleados felices son una empresa productiva

empleados-felices-claves

En la llamada “cultura de la felicidad” las personas colaboran más en el trabajo y el ausentismo es menor. Es cierto que son diversos los factores que hacen que un empleado se sienta contento con su puesto en la empresa, pero si lo consiguen pueden cambiar el futuro de esta.

¿Sabías que tener empleados felices afecta directamente a los beneficios de la empresa y a los resultados anuales? Piénsalo: ellos son el motor, el mayor capital de la compañía.

Son muchos los estudios que demuestran que un trabajador contento en su puesto de trabajo es más productivo, se siente más comprometido con la compañía, es más dinámico, ¡e incluso tiene menos posibilidades de sufrir accidentes laborales!

Un estudio de la Universidad de Warwick señala que los empleados felices son un 12% más productivos. Otro estudio de Harvard demuestra que un empleado descontento puede destrozar la dinámica de los equipos. Sus compañeros de trabajo lo evitarán o su compromiso con la empresa se reducirá, etc.

Hay muchas empresas que tienen estos datos en cuenta y consideran la felicidad de sus trabajadores tan prioritaria como una venta o un nuevo cliente. ¿La triste realidad? En España todavía son muchas las que no implementan esta filosofía. Y es que somos el país menos productivo de la Unión Europea, y uno de los que más valora que el empleado salga más tarde del trabajo.

Tan común es esta práctica que se ha aprobado la ley del control horario precisamente para proteger al empleado y evitar que este haga horas extraordinarias. Dicho esto, ¿quieres saber qué es lo que tienes que hacer para que los trabajadores se sientan felices en tu empresa? Sigue leyendo.

¿Qué quieren los empleados para ser felices?

Si en el mundo hay tres mil millones de personas trabajando, solo el 40% de estas dice que se siente contenta en su puesto de trabajo. Esto significa que la friolera cifra de casi dos mil millones de personas no son empleados felices.

Beneficios que pueden ayudar

Está probado que los beneficios que la empresa pueda proporcionar al empleado llegan a cambiar su actitud en la oficina, estos se sienten más satisfechos con lo que la empresa les ofrece y más comprometidos con su función en ella. ¿De qué tipo de beneficios estamos hablando?

Salario emocional

Un ejemplo que aplican muchas empresas es el llamado salario emocional. Con parte de la retribución o sueldo del empleado destinada a aspectos emocionales que pueden ser, por ejemplo, un seguro médico, un ticket restaurante, un gimnasio para trabajadores o hasta un servicio de guardería.

Según la ley, un trabajador puede recibir hasta el 30% de su sueldo en forma de beneficios, estos están exentos de IRPF y a la empresa no le costará ni más ni menos proporcionarlos.

Eventos en la oficina

Otras maneras de mostrar aprecio a tus empleados son proporcionar almuerzos en la oficina o poner fruta fresca a su disposición. También lo son organizar eventos para que puedan socializar entre ellos, así como proporcionarles material promocional de la empresa.

También ayudaría contemplar programas de desarrollo profesional con formaciones y cursos, o mejorando el employer branding hablando de ellos en las redes sociales (como LinkedIn), etc.

Áreas de ocio para la creatividad

¿Sabías que la desconexión mejora la creatividad y el rendimiento? Un área destinada solamente al ocio permitirá que tus empleados puedan resetear su mente y volver más frescos. Tener una oficina con arquitectura abierta (y no los clásicos cubículos o despachos) también ayuda a obtener un ambiente distendido y promueve la colaboración.

Incluso el “barking” es un concepto que se está poniendo de moda, y trata de un programa en el que el trabajador puede ir con su mascota al trabajo. Todos estos beneficios funcionan a la hora de conseguir empleados felices en su puesto de trabajo, pero ¿es lo único importante?

Lo que realmente marcará la diferencia

Los empleados son personas y, luego, trabajadores, y por ende quieren lo que queremos todos: sentirnos valorados. Para conseguir que tu empleado sea feliz en su puesto de trabajo no tienes que gastarte dinero en una mesa de ping pong, sino fijarte en cómo es tratado por sus jefes y compañeros.

Las empresas en las que cualquier proceso necesita que diez personas lo validen, tendrán empleados que creen que sus superiores no confían en ellos. Si el trato al trabajador es distinto dependiendo de su edad, experiencia, nivel de estudios, sexo o categoría de trabajo, este sentirá que no se está siendo justo con él. Si un empleado sabe que sus superiores no escuchan sus aportaciones, ni sus preocupaciones, ni sus consideraciones, tampoco se sentirá valorado.

¿Cómo puedes escuchar, valorar y tratar a tus empleados por igual?

Señales que delatan que tus empleados no son felices

  • Los dolores de cabeza son los protagonistas de su día: Si necesita estirarse constantemente, o no para de suspirar para disminuir el malestar, o se pasa la jornada con una inquietud indomable, algo anda mal con el empleado. Cuando alguien ve su trabajo como una zona de guerra, toda situación equivale a estrés laboral.
  • Un buen descanso se vuelve casi un lujo: Muchas veces, lo segundo que escucharás es sobre noches de insomnio. Cuando una persona dice que no puede dormir es porque su mente está acelerada durante la noche. Posiblemente, se despiertan en medio de la noche pensando en su lista de tareas pendientes. El empleado se siente abrumado porque trabaja demasiado y trabaja demasiado porque se siente abrumado.
  • La salud mental se deteriora: Cuando hay un trato injusto entre empleados, atacas a la dignidad de la persona, esencialmente diciendo que una persona no merece  para nada que lo traten igual que a los demás. Esto puede llevar a que el empleado no se sienta motivado y pierda por completo su ganas de formar parte de la empresa.
  • Está más días enfermo que saludable: En muchas ocasiones, la falta de una dieta balanceada o hasta la época del año pueden desatar un maratón de enfermedades. Por otro lado, si contraen resfriados constantemente, considera cómo se siente respecto a su trabajo. El estrés crónico puede comprometer el sistema inmunológico, haciéndolo más débil a la hora de batallar.
  • No se lleva bien ni con él mismo: Como pasas tu tiempo refleja lo que valoras. Si los empleados que tienen que hacer malabarismos con el estrés profesional por encima de sus obligaciones personales y financieras, pueden perder el deseo de interactuar con otros. Al igual que comienzan a perder la paciencia mucho más rápido.
  • El estómago se vuelve su peor enemigo: La indigestión, el estreñimiento y la hinchazón pueden asociarse con el estrés, porque el estrés afecta lo que digiere y cómo digiere el intestino, que a su vez afecta nuestro estado de ánimo. Si las visitas al lavabo sobrepasan las horas que está enfocado en su trabajo, y nunca ha reportado que sufre de alguna condición estomacal, posiblemente algo anda mal con el empleado y su lugar en el trabajo.

Pasos a seguir para tener empleados felices

Conseguir que tus empleados sean felices trabajando no solo mejorará el ambiente de la oficina, sino que sentará una buena base para crear mejores equipos y aumentar la productividad de toda la empresa. La clave es dar con una dinámica que te permita implementar los siguientes pasos.

Mejora la comunicación interna

Optimizar la comunicación interna no es sinónimo de poner más reuniones ni tener que compartir todos y cada uno de los procesos que llevan a un trabajador a terminar un proyecto. De hecho, es mejor reducir aquellas juntas innecesarias porque está demostrado que no son siempre productivas. Puedes solucionar este problema fijando, por ejemplo, una reunión semanal con una estructura clara y que establezca los objetivos de los siguientes días, meses o trimestres.

También son recomendables los chats internos, como Slack, y herramientas sencillas para saber cómo están los empleados, como por ejemplo Typeform. Cuando le preguntas a un empleado cómo está y de veras te interesas por la respuesta, este sentirá que su opinión es importante.

Escucha al trabajador

Es recomendable introducir los one-to-one (reuniones individuales entre el trabajador y el superior directo de este) como un modo de dar feedback bidireccional entre superiores y subordinados. Esto mejorará los procesos internos, guiará a los empleados y solucionará sus dudas en cuanto a responsabilidades. El feedback ayuda al trabajador a desarrollarse y evolucionar dentro de la empresa; cuando lo des, no te centres en lo negativo, piensa racionalmente en el problema si es que lo hay y sé claro.

Otro método que puedes utilizar es el coaching laboral. Esta práctica consiste en otorgar a los trabajadores un mentor que les pueda ayudar a desarrollarse de la mejor manera posible, explorando sus aptitudes y motivándolos en la mejora de su rendimiento. Con un coach, tus trabajadores se sentirán más realizados, comprendidos y atendidos, ¡y les otorgarás la oportunidad de mejorar y crecer en la empresa! Además, el coaching laboral también puede guiar a los empleados en cuanto a la formación, y hacerles ver que el trabajo que están llevando a cabo les puede ayudar a ampliar sus conocimientos y cumplir sus metas profesionales y personales.

Invita a tomar descansos

Aunque sean 10 minutos de descanso relajan a cualquier persona. Después de que el cuerpo está en alerta máxima para defenderlo de demandas irrazonables o jefes imposibles, todo el mundo merece un poco de tiempo libre. Cuando no le damos a nuestro sistema la oportunidad de relajarnos y reiniciarnos, se comienzan a desarrollar daños que pueden afectar a largo plazo.

Implementa un horario flexible

Ofrecer flexibilidad horaria en la empresa es una manera más de demostrar a tus empleados que confías en ellos. Según el informe redactado por FAETT, los tres aspectos que más incitan a la felicidad en el trabajo son el optimismo, la adaptación, y la flexibilidad, y esta última supone un 50% del total.

Los trabajadores saben cuándo son más productivos, por eso es recomendable que decidan ellos el momento idóneo para trabajar. Además, esto también tiene que ver con los descansos, el tiempo personal y la conciliación laboral con este. Si un trabajador siente que no puede llevar a cabo sus funciones, es mejor que descanse y vuelva en otro momento preparado para cumplir con sus objetivos. No les pidas que estén siempre disponibles. De hecho, aliéntalos a que se tomen estos descansos. Y lo mismo pasa con la posibilidad de trabajar en remoto algunos días si es que la actividad que se desarrolla en tu empresa lo permite.

Sin embargo, cuando implantas la flexibilidad horaria necesitas algún sistema de control horario y presencia de trabajo. De este modo tanto tú como tu trabajador podréis saber si necesita más o menos responsabilidades, si tiene sobrecarga de trabajo o requiere de más tareas. Ten este sistema disponible para los empleados, además de ser obligatorio por ley ellos podrán organizarse mejor las horas de trabajo si estas son flexibles.

Dáles responsabilidades

Tener pocas responsabilidades es tan malo como tener demasiadas. Cuantas menos responsabilidades tengan los trabajadores más perdidos se sentirán en sus puestos de trabajo y menos se implicarán con la empresa.

Cuando hablamos de responsabilidades también nos referimos a objetivos. Marca metas que sean claras, realistas y medibles. Si el empleado no tiene un propósito (o no sabe cuál es), puede perder su motivación por el trabajo que está realizando.

Además, deberías darles capacidad de tomar decisiones. Si no lo haces, sentirán que no confías en ellos. Y, siempre que puedas, convierte aquello que los trabajadores encuentran tedioso en algo divertido y dinámico. Si lo haces, fomentarás la colaboración y mejorarás su rendimiento. ¿Tu empleado consigue cumplir un objetivo? Recompénsalo de alguna manera, reconoce su mérito. Así se sentirá realizado, partícipe de los logros de la empresa.

Considera el ‘team building’

No hay nada mejor para resolver un problema que la magia de la comunicación. El ‘team building’ no son solo actividades recreativas, sino que también son muy útil como herramienta de desarrollo dentro de una organización. Considera actividades de ‘team building’ para mejorar la comunicación entre todos, fomentar el trabajo en equipo para resolver los problemas y crear un espacio mucho más cómodo para todos.

Refuerza la cultura de tu empresa

Puede resultar una tarea mucho más grande de lo que realmente es, pero este punto tiene que ver más que nada con introducir políticas destinadas a mejorar la conciliación laboral y familiar de tus trabajadores, con la finalidad de mejorar su bienestar laboral y employee experience dentro de la organización.

Ya no tienes excusa para no tener a tus empleados felices y realizados. Recuerda que los beneficios ayudan muchísimo pero no lo son todo.

Una buena comunicación, el reconocimiento por el trabajo bien hecho y el escuchar con interés son claves para cualquier relación humana, ¿por qué no iba a serlo para tus empleados?

✅ Realiza evaluaciones de desempeño con Factorial y mide el rendimiento de tus trabajadores

Este artículo también está disponible en: Mexican, Argentinian

Marina Camacho es Content Manager del mercado español en Factorial. Lleva más de ocho años generando contenido dedicando tres de ellos específicamente al sector de los Recursos Humanos. Ha trabajado para distintas empresas, canales, plataformas y mercados.

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario