Cómo gestionar la jornada intensiva este verano 2020

Entre desescalada y nueva normalidad, el verano ha llegado a nuestro país, y con él, la posibilidad de realizar jornada intensiva.

Esta modalidad muy extendida durante el período estival supone un gran beneficio que ofrecen las empresas a sus trabajadores al permitirles trabajar de forma continuada y así reducir la jornada de trabajo en la oficina. Ahora bien, no todas las empresas hacen uso de esta práctica ni la aplican de la misma manera.

A lo largo de este artículo, trataremos las cuestiones más importantes para que conozcas los beneficios de la jornada intensiva y cómo gestionarla de la mejor manera.

¿Qué es la jornada intensiva?

La jornada intensiva, también conocida como jornada continua, es aquella en la cual se trabaja de corrido (es decir, sin pausas) y que se traduce en un día laboral que finaliza antes. Para ello es muy importante llevar un buen control horario.

Aunque se suele decir que no hay interrupciones, en realidad sí que existen. Se trata de los 15 minutos de descanso obligatorio por Ley por realizarse más de seis horas de trabajo continuado y que son computados como trabajo efectivo.

Con esta definición en mente debemos diferenciarla de los nuevos modelos de semana laboral de 4 días, o de la tradicional jornada partida. En esta última, se destinan entre una y dos horas libres (dependiendo de la empresa) para comer o descansar. Aquí las horas de no productividad no se consideran como tiempo de trabajo efectivo y generalmente la jornada finaliza sobre las 18 o 19 horas.

factorial-vacaciones-erte

Regulación de la jornada de trabajo intensiva 

No existe una ley específica que regule esta modalidad, ni siquiera se explicita dentro del Artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores que trata la jornada de trabajo en profundidad.

Sobre la jornada en su sentido amplio, dice la ley:

“La duración de la jornada de trabajo será la pactada en los convenios colectivos o contratos de trabajo. La duración máxima de la jornada ordinaria de trabajo será de cuarenta horas semanales de trabajo efectivo de promedio en cómputo anual”.

Esta forma de cómputo en verdad habilita que se exceda en algunas horas la semana laboral, entendiendo que habrá otras semanas que tendrán menos, siempre y cuando la media semanal dentro del cálculo anual siga siendo de 40 horas. De aquí que la regulación dependa de los convenios colectivos, decisiones internas de la empresa o contrato de trabajo particular, abriéndose la opción de aplicación durante todo el año o durante algunos meses en verano siempre y cuando se respeten los derechos mínimos establecidos por el Estatuto de los Trabajadores.

Lo más común entre las empresas es que sólo se aplique este tipo de jornada durante los meses de julio y septiembre, aunque algunas solo se extiendan hasta agosto y otras decidan comenzar en junio.

Nuevamente, tendremos que seguir lo dictado por el convenio colectivo. Si esta distribución no se encuentra determinada dentro del convenio colectivo, será decisión de la propia empresa en conjunto con el departamento de Recursos Humanos el ofrecer o no este beneficio así como regular su duración.

jornada-intensiva-verano

¿Cuántas horas se trabaja durante la jornada intensiva?

Esto dependerá primeramente de la normativa vigente o de la decisión propia de la empresa en acuerdo con el trabajador. Habrá sitios en donde se aplique únicamente los viernes, otros en donde esté vigente durante todo el año, o bien afecte únicamente a la semana laboral en período de verano.

La distribución horaria irregular podrá variar en función del tipo de jornada intensiva que se escoja siempre y cuando respete el promedio de 40 horas en cómputo anual. Así habrá empresas que trabajen más horas durante el año para reducirlas durante los meses de julio, agosto y septiembre, o un poco más de tiempo de lunes a jueves para que el viernes se finalice más temprano.

Por último, aclarar que la mejora voluntaria por parte del departamento de Recursos Humanos siempre es una opción, trabajando normalmente durante el año y beneficiando a los trabajadores con horario reducido durante el verano, horas que no necesariamente serán recuperadas o trabajadas con antelación.

Tipos de jornada intensiva

Veamos ahora los tres modelos más utilizados en España al momento de aplicar este beneficio de reducción horaria:

Jornada intensiva de verano

Quizás sea la más común o a la que más acostumbrados estemos. Sin dudas, es la que más aparece en los Convenios Colectivos o como sujeto de aplicación directa por las empresas, por aplicarse únicamente durante el verano.

Afecta a todos los días tomando como referencia el período del 1 de junio al 30 de septiembre. Encontraremos diferencias en la fecha de inicio y finalización, pudiendo limitarse a dos meses o a los cuatro completos.

El horario más común será de unas siete horas por día, por ejemplo de 8h00 a 15h00, viéndose afectados otros períodos del año, donde se trabajarán más horas para compensar las faltantes.

Jornada intensiva los días viernes

Es el caso de las empresas que solo deciden aplicar esta jornada el último día de la semana.

Para que sea posible, se suele trabajar de forma completa de lunes a jueves mientras que los viernes se realiza jornada continua para salir un par de horas antes. Hay empresas que suman media hora a cada jornada el resto de días para compensar, mientras que otras deciden mantener la normalidad y otorgar este beneficio como parte de su política de marca empleadora.

De esta forma, si nos basamos en el primer supuesto, se trabajaría de lunes a jueves de 9h00 a 18h30 (con la habitual pausa de 1 hora para comer) y el viernes, por el contrario, se trabajaría de corrido de 9h00 a 15h00.

Jornada intensiva durante todo el año

En este caso, la jornada intensiva se aplica a todo el año, sea porque el convenio colectivo o el sector de la actividad y distribución de tareas lo permitan.

Generalmente las jornadas empiezan más temprano (sobre las 8h00) y finalizan dos horas antes (sobre las 16h00), pero claro, esto mantiene estrecha relación con la carga horaria que se estipule en cada convenio.

que-es-jornada-intensiva-continua

Beneficios de la jornada intensiva

Existen muchos aspectos positivos de la aplicación de este tipo de jornada en tu empresa. Siempre que esto signifique una mejora de las condiciones de tus trabajadores, se verá un impacto directo sobre las siguientes áreas:

Motivación y autoestima

Con mayor tiempo libre, se verá incrementada la motivación y percepción positiva del trabajo que les permite tener mayor control de su vida y les da tiempo suficiente para realizar otras actividades.

Employer Branding

Este beneficio seguramente impacte de forma positiva en la percepción de tus empleados y futuros colaboradores, posicionando a tu empresa como un buen lugar para trabajar a la vez que se incrementa la felicidad de los equipos.

Rendimiento y productividad

Los trabajadores al saber que finalizarán antes su jornada, serán más productivos y procurarán mayor concentración durante la ejecución de las tareas. Por regla general, las mañanas son el momento donde más lúcidos estamos por lo que se destinarán a las tareas más importantes o prioritarias.

La posibilidad de finalizar antes nuestra jornada influye directamente sobre nuestra capacidad de concentración, mejorando así nuestra eficiencia.

Conciliación

De gran importancia para aquellos trabajadores que tienen hijos a cargo, ya que ofrecer esta flexibilidad en el horario le permitirá tener más tiempo libre, pudiendo dedicarlo a su familia.

Consigue un software de Recursos Humanos que te ayude con el control horario

La jornada intensiva es una modalidad bastante extendida, aunque hay empresas que todavía dudan de su implantación por la dificultad en la organización interna que puede significar.

Para evitar una de las mayores desventajas de esta modalidad que puede ser el caos en la distribución y priorización de las tareas y el control horario, es necesario que tu empresa cuente con un software que ayude a gestionar a las personas.

¿Quieres digitalizar tu departamento de RRHH y gestionar tareas y horarios de forma eficiente? Factorial quiere que puedas centrarte en tus empleados, que son lo más importante. ¡Prueba nuestro software de manera completamente gratuita y revoluciona la gestión de tus empleados este verano!

Consigue Factorial y controla los horarios de tu equipo en jornada intensiva

 

Escrito y editado por Francisco Donegani.

Leave a Comment