Manejo y Resolución de Conflictos Laborales: Guía Imprescindible

En el lugar de trabajo, pasamos muchas horas trabajando con los demás compañeros de trabajo. Hay que tener en cuenta que, cada uno cuenta con una personalidad única y unos valores, por lo que al relacionarnos con los demás es muy fácil que se generen discusiones. Por lo tanto, las disputas laborales son algo bastante habitual en una empresa, y dada su alta complejidad para resolverlas, se hace necesario que los responsables de RRHH conozcan cuales son los sistemas de resolución de conflictos laborales.

👉 ¿Quieres más información sobre la gestión del capital humano de las empresas? Visita nuestra guía sobre la gestión de equipos

¡Cuidado! las disputas laborales afectan a la productividad de la empresa.

Es cierto que existen ambientes físicos o tareas que pueden provocar más conflictos laborales que otros. Pero, lo que no cabe duda es que cuando las personas van a trabajar a un ambiente tranquilo, se sienten más felices y están más predispuestas a trabajar, es decir, son más productivos para la empresa. Por tanto, es imprescindible prevenir los conflictos laborales.

¿Sabes cómo prevenir los malos entendidos laborales? ¿Conoces las técnicas que puedes emplear para solucionar las discusiones que se produzcan en tu empresa? Ya sabes que como responsable de recursos humanos, debes saber cómo actuar en caso de que se produjese un conflicto laboral. Si quieres tener una completa guía sobre cómo actuar en estos casos, te aconsejo que leas con la máxima atención posible este post, porque vas a conocer cuales son las causas que generan estos conflictos, sus tipos, cómo prevenirlos, y sobre todo cómo actuar en la resolución de conflictos laborales. 

¡Sigue esta guía! 😉

¿Qué son los conflictos laborales?

Los conflictos laborales son las discusiones, entre dos o más personas, producidas en el entorno laboral, por alguna causa que lo provoca.

Por lo tanto, pueden ser discusiones entre personas o grupos de personas, que interactúan para conseguir el objetivo que les marca la empresa. Estas disputas son muy frecuentes, y cuando surgen debes saber cómo abordarlas para ponerles solución lo antes posible.

¡Conoce cómo prevenirlas y resolverlas!

Causas que provocan los conflictos de trabajo

Para que sepas prevenir y resolver estas desagradables disputas, es necesario que conozcas las causas que pueden provocarlas, así que a continuación te dejo una lista de ellas:

  • Escasez de recursos:
    Los trabajadores necesitan, para llevar a cabo sus tareas, determinados recursos como ordenadores, hojas, etc. En una empresa, donde éstos escasean, puede provocar que los trabajadores compitan por ellos, y originar así determinados desacuerdos.
  • Diferentes percepciones:
    Los trabajadores pueden tener diferentes puntos de vista sobre una determinada situación, la confrontación de ellos puede llevar a discusiones y a la consiguiente resolución de conflictos laborales.
  • Diferentes objetivos:
    La empresa debe marcar con la máxima claridad posible sus objetivos. El malentendido puede llegar, si cada trabajador hace sus tareas por alcanzar un objetivo personal y no el común de la empresa.
  • Distribución de tareas deficiente:
    Cada empleado debe tener detalladas y por escrito cuales son sus tareas, porque si ejerce funciones que no corresponden a las exigidas en su puesto de trabajo, puede dar lugar a conflictos laborales por desempeñar tareas de otros compañeros de trabajo.
  • Mala comunicación:
    Un deficiente comunicación puede provocar malos entendidos entre trabajadores o entre trabajadores y gerente. Así que es importante que los empleados tengan claras las políticas de la empresa.
  • Valores personales contradictorios:
    Cada uno de los empleados tiene sus propios valores personales, entre ellos pueden tener diferencias culturales o religiosas, y la no aceptación de un enfoque mutuo puede derivar en discusiones laborales.
  • Distintas maneras de trabajar:
    Cada trabajador tiene una forma distinta de desempeñar sus tareas, por lo que esto puede originar malos entendidos.
  • Por presión laboral:
    Cuando a los trabajadores se les exige la realización de un trabajo en una determinada fecha, puede provocarles presión, y de esta manera estarán más susceptibles, por lo que es más fácil que se produzcan altercados.

Tipos de conflictos laborales

La resolución de conflictos laborales implica saber a qué tipo de disputa nos enfrentamos. Los conflictos laborales se pueden clasificar de diferentes maneras, según el enfoque que utilicemos.

👉 Tipos de conflictos de trabajo según las partes que intervienen:

  • Conflicto Intrapersonal: Se produce en la misma persona debido a valores contradictorios entre lo que se le pide y lo que él cree correcto.
  • Conflicto Interpersonal: En él intervienen varias partes. Normalmente suele producirse entre empleados y superiores o entre los mismos compañeros. También se puede dar entre empleados y clientes.
  • Conflicto Intragrupal: El que se produce dentro de un mismo grupo.
  • Conflicto Intergrupal: Sucede entre distintos grupos.
  • Conflicto Interorganizacional: Entre dos o más organizaciones.

👉 Tipos de conflictos de trabajo según las causas que lo motivan:

  • Conflicto de relación: Suele producirse al chocar diferentes personalidades.
  • Conflicto de información: Debida a malos entendidos.
  • Conflicto de intereses: Cuando cada uno tiene unas necesidades y hace sus tareas obstaculizando los intereses de otros.
  • Conflictos estructurales: Se producen por desigualdades culturales o educacionales en cuanto a los roles.
  • Conflictos de valores: Cuando un empleado intenta imponer sus valores a otro.

👉 Tipos de conflictos de trabajo según su naturaleza:

  • Conflicto falso.
  • Conflicto verdadero
  • Conflicto contingente: puede solucionarse fácilmente con diferentes alternativas.
  • Conflicto desplazado: conflicto menor que esconde a un conflicto mayor, que es el que se debería disputar.
  • Conflicto mal atribuido: Cuando los que intervienen en un conflicto no se han percatado de su existencia.

👉 Tipos de conflictos en el trabajo según su resultado:

  • Conflicto constructivo: Cuando se haya llegado a un acuerdo que satisface a todas las partes.
  • Conflicto destructivo: No se ha encontrado una solución.

Cómo prevenir los malos entendidos

Siempre es mejor prevenir que tener que recurrir a la resolución de conflictos laborales. Así que vamos a mencionarte una serie de claves, que debes aplicar para minimizar las posibilidades de que ocurran, porque es imposible que no surjan.

¡Presta atención! 

  • Comunicación adecuada:
    Los trabajadores deben de tener siempre, las indicaciones claras y completas de las tareas que deben desempeñar en su puesto de trabajo, incluidos los plazos y las maneras de desarrollarlas.  Es muy importante que la comunicación se base en el respeto y la educación de unos a otros.
  • Definir la política de la empresa:
    Los empleados deben de saber, en todo momento, quienes desempeñan el liderazgo, cuál es el organigrama de la empresa, los objetivos y las responsabilidades que se les exigen, así como saber cuales son las vías de comunicación.
  • Nombrar a responsables:
    Para ayudar a prevenir estos conflictos, es fundamental nombrar a una o varias personas como responsables de la prevención de estas discusiones, y encárgales que detecten las posibles causas que puedan provocarlas y que actúen sobre éstas.
  • Empatizar y negociar:
    Hay que hacerles entender a los empleados, que todos tenemos una personalidad y necesidades diferentes, por lo que es muy importante concienciarles de que deben ponerse en el lugar del otro para comprenderlo, y ser capaces de llegar acuerdos por el bien de la empresa.

Resolución de conflictos laborales

Para la resolución de conflictos laborales son necesarias dos cosas:

  • Detectar a tiempo la disputa, para evitar que se convierta en un problema mayor.
  • Y tener una plan de actuación, para que el manejo de conflictos laborales tenga una respuesta efectiva y pronta.

En el plan de actuación que tenga la empresa, es necesario que consten todas las estrategias para resolver estas discusiones. Dependiendo de la causa y de las partes que intervengan, será mejor que apliques unas estrategias u otras. También es recomendable que no te posiciones a favor de ninguna de las partes, tienes que ser lo más neutral posible.

Consejos para resolver los conflictos en el entorno laboral

Te vamos a dar una serie de consejos muy útiles, para que sepas manejar los conflictos laborales correctamente.

¡Síguelos! 

  • Reúnete con las partes implicadas para tratar de solventar el problema.
  • Mantén la calma y escucha con atención a las partes que intervienen en el conflicto.
  • Entiende lo que quiere conseguir cada una de las partes.
  • Hazles entender que no existe una única forma de ver las cosas, y que tienen que estar dispuestos a ceder en algo para llegar a una solución.
  • Impide que se ataquen personalmente.
  • Identifica en lo que están de acuerdo y en lo que no para proponer soluciones.

Etapas de resolución de conflictos laborales

Los pasos que debes de seguir para proceder a la resolución de conflictos laborales son:

  • Detecta el conflicto: hay que detectalo lo antes posible, para evitar que se convierta en un problema más grave.
  • Identifica a las personas que intervienen en la discusión.
  • Estudia la situación: conoce cual es la causa que originó la disputa, y escucha a todas las partes siendo neutral.
  • Define el objetivo a conseguir para resolver el malentendido.
  • Crea las condiciones necesarias para la resolver el conflicto: para ello, cítalos en un lugar agradable y tranquilo. A continuación, escucha todos los puntos de vista, muéstrate optimista, e insiste en los objetivos que tengan en común para facilitar que lleguen a un acuerdo.
  • Debate entre las partes: después de escuchar todas las versiones, deja que debatan sobre el problema que tienen. Pero guiales en ese diálogo, y hazles ver que para llegar a una solución, es preciso que estén dispuestos a alcanzarla.
  • Búsqueda de soluciones: hay que identificar de todas las posibles soluciones, aquellas en las que están de acuerdo las partes implicadas. Debe reflejarse por escrito, las acciones que deben estar dispuestos a aplicar para solucionar el conflicto. 
  • Seguimiento de las acciones: hay que ver si se han realizado las acciones propuestas, y medir los resultados de éstas para ver si se ha alcanzado el objetivo, si no fuera así debes corregir esas desviaciones.

Técnicas de resolución de conflictos en el trabajo

Arbitraje

Es la técnica que suele emplearse para resolver situaciones graves que requieran una rápida solución. Consiste en que una tercera persona, que puedes ser tú como responsable de recursos humanos, después de haber escuchado a las partes, proponga una solución. Normalmente es la que menos resultados satisfactorios da.

Facilitación

Se aplica para resolver conflictos de baja o media gravedad. Consiste en que una tercera persona neutral como tú, ayude a que dialoguen las partes implicadas, pero ¡ojo! no da una solución al conflicto, ya que ésta vendrá dada por el consenso entre dichas partes.

Mediación

Se aconseja utilizarla cuando la negociación entre las partes, para alcanzar una solución común, está en un punto muerto. Es algo más formal que la facilitación, y consiste en que tú como mediador, debes crear el ambiente propicio para que se entiendan.

Indagación

Consiste en la intervención de una o varias personas expertas para que hagan valoraciones y recomendaciones para solventar el conflicto. Es aconsejable realizar esta técnica antes de la negociación.

Negociación

Esta es la mejor técnica, pero siempre no es posible que se produzca. Se trata de que las personas que intervienen en la disputa laboral intenten, de forma pacífica y respetuosa, llegar a una solución que resuelva el problema.

Resumen

Los conflictos laborales, son discusiones laborales entre dos o más personas dentro de una empresa. Son muy habituales, y los responsables de recursos humanos deben intentar prevenirlos. En caso de que se produzcan, tienen que estar preparados para solucionarlos lo más rápido posible, antes de que se conviertan en problemas más graves. Las causas por las que suceden son muy variadas, pueden ser por tener diferentes formas de trabajar, por tener diferentes valores personales, o incluso diferentes objetivos. 

Para la prevención de los mismos, es importante que cada trabajador sepa qué funciones le corresponden desempeñar en su puesto de trabajo, qué objetivos quiere la empresa conseguir, tener buena comunicación y nombrar a unos responsables que detecten rápidamente una discusión laboral. La resolución de conflictos laborales no siempre es fácil. Hay diferentes técnicas, que ayudan a que las partes implicadas, puedan llegar a un acuerdo: la facilitación, la mediación, el arbitraje, la negociación, la indagación.

No me cabe ninguna duda de que después de leer esta guía, ya has aprendido a identificar  qué causas pueden provocar las disputas laborales, los tipos de conflictos que pueden aparecer en la empresa, que pasos debes de aplicar para prevenirlos, y también las diferentes técnicas que se pueden utilizar para resolverlos. Por todo ello, ya estás preparado para resolver, cuando surga en tu empresa, cualquier tipo de discusión entre dos o más personas. 

¡Tú puedes resolverlos! 👍

This post is also available in: English US

Leave a Comment