Ir al contenido

7 errores que estás cometiendo al reclutar y que no sabías

Si ya llevas algún tiempo reclutando y buscando el mejor talento para tu empresa, de buen seguro que en alguna ocasión te habrás arrepentido de alguna de las decisiones que has tomado. Si eso es así, no te preocupes, ¡a todos/as nos ha sucedido en alguna ocasión!

Si eres un emprendedor que cuya startup está creciendo y tienes miedo de contratar a la persona equivoacda, no te preocupes, equivocarse es humano y nadie está a salvo.

No te engañes, incluso los mejores directores de recursos humanos y las personas que llevan reclutando desde hace muchos años se equivocan. Si piensas que has tomado alguna decisión poco acertada simplemente admítelo, asúmelo y haz que te sirva de experiencia. A continuación verás los 7 errores más frecuentes que se cometen al reclutar, y también podrás ver la forma de intentar evitarlos. ¡Esperamos que te sirvan de ayuda!

Los 7 principales errores en el ámbito del reclutamiento

Entrevistando a directores de recursos humanos y demás responsables de reclutamiento hemos detectado que existen unos errores principales que se cometen en el conjunto del sector. A continuación te los exponemos.

Entender el reclutamiento solo como la firma del contrato:

Pensar que un proceso de reclutamiento termina justo en el momento en el cual la persona candidata ha sido seleccionada es un tremendo error, como ya heos dejado claro anteriormente. La selección de la persona y la firma de su contrato es tan sólo una parte del reclutamiento. Una vez la persona haya firmado su contrato se inicia tu labor de hacer que se sienta bienvenida y a gusto, de hacerle entender la cultura de la empresa, etc. Descuidar todo ello, es el camino más directo para cometer un grave error y que el candidato decida marcharse al poco tiempo porque no se sienta a gusto en su nuevo puesto.

Celebrar las victorias y negar los errores y fracasos:

A todas las personas de un departamento de recursos humanos y reclutamiento les gusta poder celebrar los éxitos que se producen en las incorporaciones pero demasiado ensimismamiento en ello y no reconocer los fallos que se cometen es un error. Seguro que ya sabes que tu tarea es mucho más que incorporar a personal. Tu función pasa por comunicarte con él, por generar cultura de empresa y asegurarte de que todos los empleados . En toda esta labor existen éxitos, pero también errores y fracasos, reconocerlos y tratarlos es la base para lograr aún mayores éxitos futuros.

Contratar a una persona que no encaja en la cultura de la empresa:

Pongámonos en situación. Te han encargado que encuentres de la forma más urgente posible a una persona para un puesto vacante de responsable de marketing senior porque la empresa tiene una imperiosa necesidad de cubrir ese puesto y tú ya has entrevistado a un buen número de personas candidatas, pero no encuentras aquel perfil que te acaba de encajar, ¿qué haces? La lógica dice que deberás seguir buscando hasta dar con el perfil ideal, pero la presión a la que te someten para cerrar la contratación es enorme, así que tú y tu equipo decidís incorporar la opción “menos mala” de los que has entrevistado hasta ese momento. La decisión anterior terminará probablemente con el resultado siguiente: el candidato contratado en poco tiempo deberá ser despedido o se marchará por su propia cuenta, pues no encajará con la cultura empresarial. Esto provocará un enorme problema a la empresa, pues habrá perdido tiempo y recursos en su contratación, y deberá iniciar la búsqueda de una nueva persona para cubrir ese puesto.

De modo que, lo que a priori parecía una buena elección como mínimo para solucionar la necesidad de la empresa, al final acaba produciendo el efecto contrario al perseguido, a veces un curriculum perfecto no lo es todo.

[easy-tweet tweet=»Los 7 errores que debes evitar en tu proceso de reclutamiento» user=»FactorialEs»]

Procesos de selección excesivamente eternos:

Pero a la vez los procesos de selección no deben eternizarse. Alargar los procesos tan sólo puede suponer una merma de esfuerzos por tu parte y de recursos y tiempo para la empresa. Obviamente, los procesos deben de ser cuidados y detallados, pero eso no significa ser lentos. Un proceso de selección largo os perjudica a todos. Te perjudica a ti, a la empresa y también a las personas candidatas. Un proceso ágil, eficiente y dinámico es la solución.

Hacer un proceso de selección demasiado lineal:

Un proceso de selección puede tener distintas fases. Las personas candidatas pueden ser llamadas a distintas entrevistas, si ese es el caso debes evitar que en todas las entrevistas se le pregunte y evalúe por exactamente lo mismo. Cada una de las fases de contratación debe de tener un objetivo determinado y cada uno debe llevar aparejadas unas preguntas y elementos concretos, no caigas en la redundancia.

Para evitar estos errores debes planificar adecuadamente el plan de selección y si sois más de una persona en el departamento o las personas implicadas en el proceso, colaborar activamente entre todos.

No mantener informados a los candidatos:

Si te interesa uno de los candidatos que has entrevistado, o estás dudando entre varias opciones, no pierdas el contacto con él. Mantener el contacto te ayudará a posicionarte en la mente de las personas preseleccionadas como una opción preferente. Además de lo anterior, mantener el contacto con las personas candidatas te permite humanizar el proceso y hacerlo menos burocrático y frio.

ilustración tres personas levantando brazos

Terminar entrevistas de forma abrupta:

Seguro que no todas las personas que entrevistas satisfacen todas tus expectativas, pero todas ellas se merecen tu respeto. Todos los candidatos han dedicado su tiempo a entrevistarse contigo, tienes sus expectativas e ilusiones y merecen recibir un buen trato por tu parte.
No se trata de que selecciones a estas personas, pero sí de que hagas la entrevista con normalidad y no les cortes de mala manera. Nunca sabes si en un futuro podría interesarte esa persona para otro puesto (o la misma puede convertirse en cliente de tu empresa) y, además, un buen trato siempre reforzará el employer brandindg de la empresa.

Aprender de los errores es la clave para evolucionar

Hasta aquí los 7 errores principales de cualquier reclutador. Recuerda que aprender de los errores es la clave para que no se vuelvan a cometer. Al final, tu objetivo tiene que ser dejar de perseguir al talento y conseguir que sea este quien acuda a ti. No es una tarea fácil y siempre seguirás cometiendo errores, pero cada vez serás un mejor reclutador.

Si tu empresa está creciendo y necesitas ayuda gestionando a los empleados, sus vacaciones y ausencias, no dudes en registrarte en Factorial, el software de recursos humanos gratuito que te ayudará a automatizar las tareas más pesadas.

 

Quizá también te interesen estos artículos:

mejora tus ofertas de trabajo

This post is also available in: English US

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario