Vacaciones🌴 ¿obligadas, ilimitadas o flexibles?

modelo-vacaciones-ilimitadas

Los que vivimos en grandes ciudades como Barcelona o Madrid sabemos lo que pasa en agosto: la ciudad se convierte en un auténtico desierto. Vas a la oficina y no hay nadie, y existe un acuerdo casi tácito de que desde fin de julio hasta mediados de septiembre habrá baja o nula productividad.

Para las empresas españolas de toda la vida, es muy habitual cerrar por varias semanas en verano o a finales de año y que los empleados estén obligados a cogerse vacaciones. Esto suele estar determinado por causas técnicas, de producción, o porque los propios clientes y proveedores también cierran.

El problema de todo esto es que el trabajador no tiene poder de decisión para gestionar su propio tiempo. Si bien existen opciones legales si estás en desacuerdo con el calendario de vacaciones de tu empresa, y en teoría los empleadores no pueden imponer las fechas, en muchos casos la práctica suele ser que se cogen vacaciones en agosto, y punto pelota.

Y esto no solamente limita la libertad de los trabajadores, seguramente cabreando a más de uno. También afecta a las empresas. La psicóloga, escritora y coach María Jesús Álava Reyes afirma que las empresas con empleados felices puede aumentar su productividad hasta un 31%. El secreto de las compañías exitosas, dicen otros expertos, es el compromiso y la confianza. De la empresa al trabajador, y del trabajador a la empresa.

Entonces, ¿cómo dar más flexibilidad a los trabajadores para gestionar su propio tiempo y al mismo tiempo cumplir con tus objetivos de negocio? Quizás el primer paso es entender que libertad y productividad no son conceptos contradictorios, sino que van de la mano.

El sueño de todo trabajador: vacaciones ilimitadas

La cuestión de las vacaciones es algo cultural, que varía enormemente de país en país. Por ejemplo, en Estados Unidos, las vacaciones no son algo amparado por la ley, sino que están completamente determinadas por el acuerdos entre las empresas y sus trabajadores. Un dato sorprendente, considerando lo sagradas que son las vacaciones en Europa, es que cuatro de cada diez norteamericanos no tiene vacaciones remuneradas.

Es por esto que en los últimos años cada vez más compañías norteamericanas ofrecen vacaciones ilimitadas. Sí, lo que has leído, tantas como el trabajador quiera. Es el caso de Netflix y LinkedIn, cuyas políticas ya están siendo copiadas por mega corporaciones como General Electric.

La razón de este tipo de decisiones tiene que ver con dar más flexibilidad a los trabajadores, dejarlos que asuman mayor responsabilidad en la gestión de su tiempo libre y sus responsabilidades profesionales, y atraer talento. Suena genial, ¿verdad?

¡Pero no todo lo que reluce es oro! Primero, porque este tipo de política mide el desempeño en base a resultados, y entonces cosas como la duración de la jornada laboral dejan de ser relevantes. O sea que, ¡olvídate de salir del trabajo a las seis! O lo que es peor, siempre encontrarás motivos para NO cogerte vacaciones: que nadie te puede reemplazar, tus responsabilidades te lo impiden… Las excusas pueden ser muchas.

Project: TimeOff, un proyecto muy interesante que estudia la relación entre los trabajadores y las vacaciones en el país anglosajón, ha identificado una tendencia alarmante: de 1978 a 2015, el número de días de vacaciones anuales disfrutadas por el empleado medio ha bajado de 20 a 16, o sea casi una semana laboral:

Existen varios motivos que influyen en esta tendencia. Quizás el más importante es la aparición de la tecnología, que permite a los empleados estar disponibles y conectados anytime, anywhere. Este fenómeno al final lo que provoca es que la frontera entre la vida profesional y privada esté cada vez más diluida, y que hoy para muchos sea prácticamente imposible desconectar del trabajo.

Días de vacaciones empleados America

Tanto, que en gran medida Project: TimeOff apunta a explicarle a los trabajadores estadounidenses porqué es importante hacer vacaciones.

Las empresas españolas están cambiando

La pregunta del millón es, ¿es viable la política de vacaciones ilimitadas en España? Para eso, tenemos que considerar que en la Unión Europea, a diferencia de Estados Unidos, las vacaciones remuneradas son un derecho amparado por la ley, y que forma parte de un conjunto más amplio de iniciativas englobadas en lo que llamamos conciliación familiar.

En palabras del Ministerio de Igualdad, la conciliación es “un sistema social y económico donde hombres y mujeres puedan hacer compatibles las distintas facetas de su vida: el empleo, la familia, el ocio y el tiempo personal”.

Abarca aspectos como el apoyo a la maternidad y la lactancia, el permiso de paternidad, el teletrabajo, la jornada reducida, las excedencias, y las vacaciones pagas, claro. Por eso es difícil hablar de vacaciones de forma aislada.

Investigando un poco sobre el tema, he visto que en España si bien se valoran positivamente iniciativas para dar mayor flexibilidad a los empleados como la de General Electric, depende un poco del sector. En empresas de desarrollo de software, por ejemplo, cosas como el trabajo remoto y la flexibilidad horaria son viables, porque básicamente trabajas con tu portátil y aplicaciones en la nube. En sectores industriales, o de manufactura, la cosa se complica.

Es evidente que muchas empresas españolas están atravesando cambios culturales en su forma de gestionar a las personas. Para entender mejor cómo lidian con el tema de las vacaciones hablé con Michelle Donzalisky Fonseca, Head of Talent en Camaloon, una start-up barcelonesa dedicada a la impresión y personalización de chapas, imanes, camisetas, y más. Fundada en 2010, actualmente cuenta con noventa empleados entre la fábrica y la oficina.

Tenemos una política que intenta al máximo ser flexible, pero sin olvidar que tenemos un cliente al final del proceso, y cualquier definición interna no puede impactar en el servicio que prestamos, cuenta Michelle. Así que dentro de unos parámetros globales, dejamos muy en la mano de los managers la gestión de vacaciones de su equipo.

Según Michelle, se busca un equilibrio entre dar la mayor flexibilidad posible a los empleados, y las necesidades del negocio. Intentamos concentrar los períodos largos en las épocas de menos trabajo, y que siempre haya alguien disponible de los equipos. Cumpliendo con estos requisitos, los Camalooners gestionan directamente con su manager el tiempo que están fuera.

El beneficio de esta política es que los responsables de equipo pueden organizar las vacaciones basándose en la necesidad de trabajo de cada área, teniendo parte activa en la gestión de su personal y tomando la responsabilidad en estas definiciones. Para los empleados, creo que crea un ambiente de flexibilidad, aunque con cierto control.

En resumen, el modelo de vacaciones flexibles puede que no sirva para todo tipo de empresas o equipos, igual que pasa con el modelo “tradicional” de vacaciones. Lo mejor que puedes hacer es pensar en los puntos fuertes y débiles de cada modelo. Apostar por uno e ir puliendo los imprevistos que surjan. Camaloon y muchas otras empresas ya usan Factorial para la organización y solicitud de las vacaciones de sus empleados. En una única plataforma, los empleados pueden solicitar sus días de vacaciones y el manager del equipo puede revisar y aceptar todas las solicitudes. Además dispone de un calendario en tiempo real que le permite ver qué personas están ausentes durante ese día, mes o año!

¿Cómo gestionas las vacaciones en tu empresa?

Cuéntanos tu historia en Facebook o Twitter y regístrate gratis en Factorial.

Ana de Factorial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *