Teletrabajo: Todo lo que deben saber las empresas

Cada vez existe más demanda por parte de los trabajadores de poder conciliar la vida laboral con la familiar. Este es el deseo de muchas mujeres que acaban de ser madres, no quieren renunciar a trabajar pero también quieren cuidar de su hijo durante sus primeros meses de vida. El teletrabajo es una fórmula laboral idónea para todos aquellos que quieren disfrutar de más tiempo con su familia. Las nuevas tecnologías hacen posible que muchas empresas modernas puedan implantar este sistema de trabajo para ofrecer mayor flexibilidad a sus trabajadores.

Trabajar en remoto tiene muchas ventajas, tanto para las empresas como para los empresarios, pero aún así la implantación de esta fórmula de trabajo en España es minoritaria y está muy lejos del alcance que tiene en otros países europeos. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) sólo el 27% de las empresas apuestan por el trabajo en remoto.

¿Eres responsable de RRHH y tienes dudas sobre la regulación del teletrabajo?

Si quieres implantar esta forma de trabajar en tu empresa, pero tienes muchas dudas al respecto ¡no te preocupes! porque en este post vas a saber cual es la normativa actual sobre el trabajo a distancia, los derechos que tienen los teletrabajadores, tus obligaciones, así como las ventajas y los beneficios que se derivan de esta forma de trabajar. Así que si quieres saber todo esto, no te despegues de la pantalla del ordenador.

Coge lápiz y papel porque…. ¡comenzamos ya!

¿Qué se considera teletrabajo?

Se considera teletrabajo cuando un trabajador desarrolla su actividad laboral de forma mayoritaria o completa en otro centro de trabajo distinto al de la empresa o en su domicilio. Por tanto, es condición indispensable para que exista el trabajo a distancia que como mínimo el 50% de las tareas que tiene un trabajador no las desempeñe en el centro de trabajo de la empresa.

Existen muchas tareas en las que no es necesaria la presencia del trabajador en las instalaciones de la empresa, y puede optar así a desarrollarlas desde otro lugar beneficiándose de una mayor conciliación entre la vida laboral y la familiar.

👉 El trabajo en remoto es un pacto entre ambas partes, es decir, la empresa y el trabajador deben llegar a un acuerdo sobre las condiciones en las que se va a desarrollar el trabajo.

El trabajo a distancia debe quedar registrado en el convenio, y si no fuera así es necesario que esté regulado por escrito, bien en el momento de la contratación o bien en un anexo posteriormente, ya que solo habrá obligatoriedad recíproca en el momento de la firma del contrato.

Normativa Vigente

El teletrabajo ya venía regulado desde hace años en el Estatuto de los Trabajadores (ET), concretamente en el artículo 13, donde se le hacía una ligera alusión pero sin profundizar mucho. No se hacía referencia a los derechos de los trabajadores, y si mencionaba alguno como el de representación colectiva estaba bastante limitado. Por tanto, los teletrabajadores contaban con poca protección legal y quedaban en desventaja respecto a los trabajadores que si trabajaban en el centro de trabajo de la empresa.

Todo esto cambió al entrar en vigor el Real Decreto-Ley 3/2012, de 10 de febrero, que modifica la escasa regulación que había sobre trabajar en remoto con la finalidad de que los trabajadores a distancia disfruten de los mismos derechos que el resto de los empleados de la empresa. De hecho, modifica el artículo 13 del Estatuto de los trabajadores para introducir nuevos derechos y obligaciones. En dicho artículo, antes de la reforma se hacía mención al trabajo a domicilio, tras la reforma se cambia este concepto por trabajo a distancia. 

El artículo 13 afirma: “Tendrá la consideración de trabajo a distancia aquél en que la prestación de la actividad laboral se realice de manera preponderante en el domicilio del trabajador o en el lugar libremente elegido por éste, de modo alternativo a su desarrollo presencial en el centro de trabajo de la empresa. El acuerdo por el que se establezca el trabajo a distancia se formalizará por escrito. Los trabajadores a distancia podrán ejercer los derechos de representación colectiva conforme a lo previsto en la presente Ley. A estos efectos dichos trabajadores deberán estar adscritos a un centro de trabajo concreto de la empresa”

Ventajas e inconvenientes del teletrabajo

El teletrabajo ofrece numerosas ventajas, tanto para la empresa como para el trabajador. Vamos a ver cuales son:

✔ Ventajas para la empresa:

  • Mayor productividad de los trabajadores en el trabajo por objetivos
  • Menores costes para la empresa porque deriva parte de sus gastos al trabajador
  • Menores problemas derivados de las relaciones con otros compañeros o con sus superiores 
  • Menores dificultades a la hora de controlar los horarios de los trabajadores
  • Ahorro energético en luz, internet, agua, etc.
  • Eliminación del ausentismo laboral
  • Mayor motivación para los trabajadores
  • Trabajadores más satisfechos
  • Ahorro en espacio, en instalaciones, en equipos y en transporte
  • Contribuye a retener el talento
  • Permite trabajar con profesionales de otras localidades españolas e incluso de otros países
  • Menor contaminación ambiental

✔ Ventajas para el trabajador:

  • Menos gastos en transporte, comidas, etc.
  • Mayor flexibilidad en la organización del trabajo
  • Mayor conciliación entre la vida laboral y familiar
  • Menor estrés y aumento de la calidad de vida
  • Mayor autonomía y movilidad 
  • Más tiempo libre
  • Libertad para decidir el lugar de trabajo
  • Más oportunidades laborales

✔ Entre los inconvenientes del teletrabajo podemos encontrar:

  • Aislamiento del trabajador porque no existe el trabajo en equipo
  • Sedentarismo que puede conllevar problemas de salud
  • Falta de control del trabajador
  • Dificultad para medir la productividad 

Como ves las ventajas superan a los inconvenientes, pero aunque estos últimos sean pocos todavía frenan el avance del teletrabajo en nuestro país. Quedan algunas cosas pendientes por pulir para que se produzca ese despegue.

Derechos de los trabajadores que optan por trabajar en remoto

Tras la última reforma laboral se han equiparado los derechos de los trabajadores a distancia con los que trabajan en el centro de trabajo de la empresa, excepto aquellos que estén vinculados al desempeño de la actividad laboral de forma presencial en la propia empresa.

Así pues, los teletrabajadores tienen los derechos fundamentales siguientes:

  • El trabajador a distancia tendrá derecho a percibir como mínimo el salario total establecido para el grupo profesional al que pertenezca, es decir, está en su derecho de tener la misma retribución que un trabajador de su misma categoría profesional que trabaja presencialmente en la empresa.
  • Tienen el mismo derecho a recibir formación, para ello el empresario está obligado a proporcionar a los trabajadores a distancia los medios necesarios para asegurar el acceso de éstos a la formación continua laboral con el objetivo de que puedan promocionarse profesionalmente.
  • En los supuestos de teletrabajo, los trabajadores tienen derecho a recibir información sobre los puestos de trabajo vacantes que existen en el centro de trabajo de la empresa con el fin de facilitar su promoción laboral.
  • Los teletrabajadores tienen derecho a estar amparados en el tema de la seguridad y de la vigilancia de la salud. Se aplicará la Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales, y su normativa de desarrollo.
  • Tendrán los mismos derechos de representación colectiva conforme a lo estipulado en el estatuto de los trabajadores al respecto, pero para disfrutar de éstos deben estar adscritos a un centro de trabajo de la empresa.

👉 Si la empresa incumple algún derecho y tuviera una inspección le podrían sancionar. Es cierto que en casa es más difícil tener una inspección laboral porque existe el llamado derecho a la intimidad del trabajador. 

Aspectos a regular de forma obligatoria del trabajo en remoto

El contrato de teletrabajo, una vez quede firmado por ambas partes, conllevará el cum plimiento de las sobligaciones: 

La empresa debe regular los medios que le va a proporcionar al trabajador para que pueda realizar su trabajo a distancia: 

Debe quedar determinado que tipo de medios se le va a proporcionar para trabajar, como por ejemplo un ordenador, internet, etc. También es necesario que el teletrabajador reciba un protocolo de uso de estos medios, es decir, para qué fines los tiene que usar y como los tiene que cuidar. En este sentido, la empresa asumirá unas serie de riesgos derivados del uso de estos medios y el resto los derivará en el trabajador. Todas estas cuestiones deben ser negociadas entre el empresario y el trabajador.

Se debe llevar un control de los horarios

El control de la jornada laboral ya era exigible antes, pero ahora con la entrada en vigor del Real Decreto Ley 8/2019 de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo todavía es más exigible. Desde el 12 de mayo de 2019 es obligatorio establecer un registro de la jornada de trabajo de los empleados, y se debe conservar al menos durante 4 años. No se especifica en la normativa ni la forma ni el modo de llevar este control, pero los sistemas que se utilicen para ello deben de respetar el derecho a la intimidad del trabajador. Si se incumple el horario laboral cabe la posibilidad de sancionar a la empresa con multas de entre 626 y 6.250 euros ¡cuidado! 

Este nueva normativa tiene tres finalidades: 

  • Vigilar si se cumplen los límites de la jornada laboral.
  • Disponer de una normativa para la seguridad de las empresas y los trabajadores.
  • Proporcionar herramientas de control para una inspección de trabajo y de la seguridad social.

Estos registros de las horas de inicio y final de la jornada de trabajo estarán disponibles para los trabajadores, para los representantes legales y para las inspecciones de trabajo.

👉 En los supuestos de trabajo a distancia, este control de los horarios del personal es más difícil llevarlo a cabo al no estar presente el trabajador en el centro de la empresa, por lo que será necesario establecer un protocolo específico para estos casos.

Control del trabajo que lleva a cabo el empleado: 

Debe quedar regulado que control le va a realizar la empresa al trabajador para saber si cumple con sus obligaciones. Hay que tener cuidado con esto porque infringe el derecho a la intimidad del trabajador que es un derecho constitucional que siempre está por encima de cualquier intromisión del empresario. Por lo tanto, para llevar a cabo este control laboral es necesario que la empresa demuestre que existe un interés económico profesional. 

Cumplimiento del derecho de los trabajadores a la desconexión digital:

Es una de las novedades más importantes que introduce el nuevo Real Decreto-Ley 8/2019. El trabajar desde otro lugar y a cualquier hora puede complicar el derecho a la desconexión digital. Este derecho es obligatorio que lo respeten todas las empresas, tanto pequeñas como grandes. Muchos expertos afirman que la dificultad para desconectar digitalmente también puede ocurrir cuando se trabaja de forma presencial en las instalaciones de la empresa.

Por lo tanto, en el teletrabajo es fundamental que se regule el derecho a desconectar fuera del horario laboral. Para ello, las empresas deben de formar a los trabajadores en esta cuestión y también les debe dar un protocolo a seguir para garantizarles su descanso fuera de la jornada laboral y evitar así situaciones de abuso. Deben establecerse unas normas  sobre el uso de las tecnologías de la comunicación para garantizar el derecho del tiempo de descanso y de las vacaciones. Puede ser que el trabajador y el empresario acuerden otra cosa, pero nunca le podrá ser impuesto al trabajador.  Es muy importante que en el contrato de trabajo quede establecido el respeto al horario laboral.

Medición de la productividad del trabajador:

Si la empresa necesita medir la productividad de sus teletrabajadores, debe hacer antes un estudio económico sobre la productividad que tiene la empresa y establecer que mínimo debe mantener. Debe valorar la productividad que tiene y la que pretende conseguir. Todo esto debe estar regulado en el trabajo a distancia. Para cesar a alguien en su puesto de teletrabajo es necesario que la empresa previamente haya establecido unos medios numéricos para poder demostrar si incumple con su trabajo.

Alta en un centro de trabajo:

Si el trabajador se desplaza para trabajar a otro centro de trabajo en otra comunidad autónoma, la empresa tendrá que comunicar un nuevo código de la cuenta de cotización porque el empleado ofrece servicios a otro centro de trabajo situado en otra comunidad autónoma. Si por el contrario el trabajador se desplaza a otra comunidad autónoma para trabajar en otras instalaciones pero remite sus trabajos al centro de trabajo de la empresa no es necesario darle de alta.

Jornada a la carta

La “jornada a la carta” es una de las novedades que introduce el  Real Decreto-Ley 8/2019 que modifica el Estatuto de los trabajadores. Esta medida tiene mucho que ver con el trabajo en remoto ya que está orientada para aquellos trabajadores que necesitan modificar su jornada laboral sin reducir su tiempo de trabajo para conseguir una mayor conciliación entre su vida laboral y familiar. 

En este sentido, el artículo 34 del ET en su apartado 8 establece:

«Las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral».

De esta forma, un empleado puede solicitar el teletrabajo, realizar una jornada continua, trabajar sólo unas horas o ciertos días. Como tiene todas estas posibilidades para modificar el horario laboral se le ha llamado a esta normativa ”jornada a la carta”. Pero la ley argumenta que dichas adaptaciones deben ser razonables y proporcionadas en relación con las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa.

Dicho apartado 8 del artículo 34 del ET también menciona: «En la negociación colectiva se pactarán los términos de su ejercicio, que se acomodarán a criterios y sistemas que garanticen la ausencia de discriminación, tanto directa como indirecta, entre personas trabajadoras de uno y otro sexo. En su ausencia, la empresa, ante la solicitud de adaptación de jornada, abrirá un proceso de negociación con la persona trabajadora durante un periodo máximo de treinta días”

La ley lo que dice es que si en el convenio colectivo no se establecen las condiciones del cambio de jornada laboral o del teletrabajo, la empresa negociará con el trabajador en remoto durante treinta días como máximo para llegar a un acuerdo que beneficie a ambas partes. Cuando acabe ese plazo de tiempo, la empresa le comunicará por escrito si acepta o no su solicitud e incluso le puede plantear otra alternativa. Si la empresa denegase esta posibilidad al trabajador se indicarán las razones en las que se basa el rechazo a su solicitud.

El último párrafo del artículo 34.8 del ET afirma: “ Las discrepancias surgidas entre la dirección de la empresa y la persona trabajadora serán resueltas por la jurisdicción social a través del procedimiento establecido en el artículo 139 de la Ley 36/2011, de 10 de octubre, Reguladora de la Jurisdicción Social». Por tanto, si el trabajador se encuentra con su solicitud denegada y no está conforme, tiene el plazo de 20 días para impugnar la decisión de la empresa, el procedimiento será urgente y preferente, y contra la sentencia no procederá recurso.

Es conveniente que tengas claro que la empresa jamás podrá obligar a un trabajador que ya tenga contratado a que desempeñe el teletrabajo. Es mejor que realice una oferta de trabajo con las condiciones propias de un trabajo a distancia.

Conclusiones

El teletrabajo es el trabajo a distancia y se da cuando los trabajadores desarrollan como mínimo el 50 % de su actividad laboral en su domicilio o en otro centro de trabajo diferente al de la empresa. Es una acuerdo entre empresario y trabajador. Tiene muchas ventajas para ambas partes. Debe estar regulado siempre por escrito, ya sea en el momento de la contratación o en un anexo posterior. Los derechos del teletrabajador son los mismos que los del resto de trabajadores.

Cuando se firma un contrato de trabajo en remoto surge una serie de obligaciones recíprocas. El teletrabajo tenía antes una regulación insuficiente, apenas se mencionaba en el Estatuto de los Trabajadores pero con la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 2012 que modifica el artículo 13 del estatuto de los trabajadores se establece una equiparación de los derechos entra el trabajador a distancia y el reato.

Si quieres implantar el trabajo a distancia en tu empresa, en este post te he dado una guía para que sepas cómo hacerlo correctamente, así que si has leído este artículo con atención ya estás preparado para realizar un contrato de teletrabajo sin tener ningún tipo de duda. Además, también te he dado información sobre la jornada a la carta ya que está muy relacionada con esta forma de trabajar. Guarda esta guia y consúltala siempre que la necesites.

¡Aprovecha las ventajas del teletrabajo! 😉

Leave a Comment