¿Qué es la auditoría laboral interna y para qué sirve?

A menudo oímos que la auditoría interna es la clave del éxito de una empresa a largo plazo. Pero ¿qué quieren decir con esto, realmente?

Para entender qué es y por qué se necesita la auditoría laboral interna en una empresa, debemos saber qué es una auditoría y en qué consisten las auditorías internas, así que repasemos estos conceptos.

Auditoría

El verbo “auditar” se refiere a la acción de recoger información de una empresa. Esta recopilación de datos tiene el mero objetivo de controlar e inspeccionar de qué manera la empresa está ejerciendo su actividad; si lo está haciendo de un modo legal, ética, etc.

Auditoría interna

La auditoría interna es aquella que realiza la propia empresa de manera independiente a cualquier otro organismo regulador, y que tiene como objetivo medir en qué manera está siendo rentable y eficaz. De este modo, se convierte en la herramienta que la ayuda a cumplir sus objetivos y optimizar los procesos de gestión. Es, digámoslo así, una manera de evaluar la actividad de una empresa para el bien de esta.

Cuando una empresa crece es cuando este tipo de auditoría es necesaria, ya que hace que revisar el cumplimiento de las funciones de cada uno de sus departamentos sea mucho más fácil. Si no se realizase, la revisión de los datos se volvería demasiado complicada y, al final, sería difícil tener un análisis objetivo e imparcial, ya que dicha revisión dependería de la dirección.

Cualquier auditoría interna aumenta las posibilidades de la empresa de cumplir sus objetivos, además de detectar fraudes o malversaciones de activos y problemas similares. ¿Cómo? Asegurando la veracidad de todos los datos que se van acumulando a lo largo de la actividad, y que serán revisados durante la auditoría.

La figura del auditor

El auditor es aquel profesional que realizará la auditoría interna, aunque esta también puede ser llevada a cabo por una persona de dentro de la empresa con conocimientos técnicos suficientes (aunque se recomienda que se haga externamente, para asegurar la objetividad del análisis).

La empresa deberá facilitar al auditor todos los datos que este crea necesarios, de modo que pueda conocer su verdadera situación y los detalles que la hacen avanzar y/o retroceder, así como aquellos puntos en los que no está cumpliendo con el reglamento.

Así, al final de la auditoría interna, el auditor deberá redactar un informe en el que determine si la empresa está siendo eficiente y cumple con todas las normas necesarias. Si se ha encontrado con alguna irregularidad por el camino, esta tendrá que ser expresada en el informe de auditoría.

Auditoría laboral interna

La auditoría laboral interna es aquella que se centra en revisar los tipos de contrato que una empresa está empleando con sus trabajadores, además de otros factores relacionados y de vital importancia para el desarrollo óptimo de la empresa.

Al existir varios tipos de contrato laboral, que se utilice uno y no otro puede repercutir tanto en la eficiencia de los empleados como en los costes de la empresa. Es decir, este tipo de auditoría nos demuestra qué tipo de contrato es mejor para cada trabajador, cuando lo que se quiere es que el desarrollo de los procesos y la actividad de la empresa en general sean eficaces.

Pongamos esta situación como ejemplo: En una empresa hay un empleado que tiene un contrato de jornada completa, pero podría desempeñar su función sin sacrificar la calidad de su trabajo ejerciendo su actividad únicamente con la mitad de horas. Para la empresa, cambiar este contrato de jornada completa a uno media jornada sería beneficioso. También puede suceder el caso contrario: Que en una empresa haya un empleado que tenga que trabajar en varios proyectos con un contrato a media jornada, haciendo que el desarrollo de sus funciones sea más lento. A la empresa le puede interesar proporcionarle un contrato de más horas, para que los objetivos del trabajador se cumplan en un período de tiempo menor.

¿Qué procesos incluye una auditoría laboral interna?

A pesar de que la “revisión de los contratos” es la joya de la corona en cuanto a una auditoría laboral interna se refiere, esta no es su única función.

Una auditoría laboral interna también tiene que encargarse de llevar a cabo las modificaciones de dichos contratos, revisar los documentos de los trabajadores, las actas de finiquito (además de crearlas, si es necesario), los pagos, las vacaciones, etc. Además, también será la responsable de revisar o crear el Reglamento Interno y el Reglamento de Seguridad y Salud de la empresa, asegurándose de que este se cumpla.

Por último, la auditoría laboral interna también sirve para comprobar que los contratos se están cumpliendo tal y como deberían, ya que cualquier tipo de auditoría interna está estrechamente vinculada con el análisis de la ética empresarial.

La importancia de la auditoría laboral interna para la empresa

Se tiende a considerar que la auditoría laboral interna no es tan importante como aquella que tiene como objetivo revisar los libros contables o controlar los inventarios y asegurar así los activos más directos de la empresa. Sin embargo, un informe positivo en la auditoría laboral interna refleja un buen funcionamiento de los engranajes más importantes de la empresa, aquellos que harán que esta siga creciendo y aumentando su beneficio. Además, este tipo de auditoría es crucial para evitar multas y denuncias derivadas de la mala gestión en materia de contratos, algo que podría resultar muy costoso para la empresa.

GDPR Programa Recursos Humanos

En definitiva, la auditoría laboral interna, como cualquier otra auditoría interna, es un proceso que sirve para que la empresa pueda medir su propia eficacia, además de asegurar el cumplimiento de sus propias normas y las de los organismos externos que la regulen. Es por esto de vital importancia para que la empresa siga creciendo y dé el máximo beneficio posible.

Lee también los diferentes artículos relacionados con los contratos laborales:

 

 

Leave a Comment