Ir al contenido
problemas-empresas

Los principales problemas en empresas y sus soluciones desde los RRHH

Muchas empresas, sobre todo las PYMES, se enfrentan a retos y problemas que deben superar para dar continuidad al negocio. Lo que muchos no saben es que, incluso las problemas de las empresas que surgen de la liquidez pueden ser, de manera directa o indirecta, solucionadas con la ayuda del departamento de Recursos Humanos.

Estaremos de acuerdo en que en los últimos dos años la figura del profesional de Recursos Humanos ha estado en el centro de las organizaciones, pues la gestión del talento humano ha sido clave para superar los grandes retos del 2020 y el 2021. Pero, más allá de la crisis sanitaria y económica que hemos estado viviendo, los RRHH pueden empoderar enormemente a una empresa, y sacarla de muchos apuros ayudándola a crecer. Y es que son muchas las estrategias que se pueden llevar a cabo desde este departamento, para solucionar distintos problemas que tienen orígenes y razones de ser muy diferentes.

En este artículo, repasaremos los problemas empresariales más comunes y hablaremos de cómo solucionarlos utilizando los Recursos Humanos como herramienta.

No nos engañemos, muchas organizaciones tienen los mismos problemas de base o, dicho de otra manera, las mismas necesidades; encontrar clientes y leads, contratar a buenos profesionales, mejorar el crecimiento y al mismo tiempo la calidad del producto o servicio, contar con una presencia de marca y una buena cultura empresarial, tener un financiamiento suficiente… Pero más allá de estos, existen otros problemas a los que a menudo no se les presta tanta atención, y pueden ser los que hagan que nuestra empresa deje de existir.

Veamos cuáles son.

Problemas éticos en las empresas

Un problema ético es todo aquel que proporciona una situación que no debe ser tolerada, y que supone un conflicto moral. En el mundo de la empresa, existe el concepto de “ética empresarial” o “ética corporativa”, que no es más que el conjunto de principios éticos con los que se identifica y posiciona la empresa, y que deberá respetar por encima de todo.

¿Dónde surgen los problemas de tipo ético? Cuando estas reglas morales no escritas (o sí) se rompen. Y la ética empresarial no solo afecta a los procesos internos de las organizaciones y a su talento. Si bien algunos problemas éticos pueden ser el abuso de la autoridad o el trato irrespetuoso entre trabajadores, también pueden afectar a la imagen de la empresa y a cómo esta se proyecta hacia fuera y afecta las decisiones de los clientes. Un conflicto ético interno produce rechazo ay hace que los posibles clientes busquen otras soluciones.

¿Qué le pasa a las empresas que caen en estos errores? No solo que su talento rinde menos y está menos motivado, sino que recibirá demandas de los trabajadores, quejas de los clientes y rotación de personal, con lo que las dejaría sin el talento que necesitan para seguir creciendo y con más gastos de incorporación continua de nuevos trabajadores.

problemas-eticos-empresas

¿Cuál es, entonces, la solución? Crear una buena cultura de empresa, que se lleve a cabo a través de los RRHH, que se alinee con la cultura de sus trabajadores y que sea inclusiva, que ponga en el punto de mira no solo los clientes sino también los empleados, y que sea sostenible. Ah, y es importante que el departamento de RRHH se asegure de que todo esto se cumpla en cada proceso llevado a cabo por la empresa.

Problemas sociales en las empresas

Los problemas sociales muchas veces pasan a segundo plano, pues es algo “extra” que puede ofrecer una empresa: intentar solucionar problemas que existen en la sociedad. Lejos de la realidad, los problemas sociales y cómo la empresa los encara pueden afectar al negocio de distintas maneras, y pueden suceder también internamente.

Además, estos problemas pueden, como hemos visto en los últimos años, dañar directamente a la producción. Este es el caso de los problemas sociales imprevistos que pueden llegar a comportar la interrupción de la continuidad del negocio. Este tipo de crisis son difíciles de sobrellevar y la supervivencia de la empresa depende de muchas cosas, según el tipo de problema con el que se esté lidiando. Normalmente, la solución debe dar máxima importancia a la empresa y a los trabajadores, sin dejar de lado ninguno de estos aspectos.

Y, además, los problemas sociales pueden convertirse en una herramienta para generar confianza hacia una organización. Desarrollar y llevar a cabo políticas sociales que tengan en cuenta la cohesión social y el medioambiente es algo cada vez más necesario y, más que eso, se convierte en una tendencia que ya se ha quedado para siempre y ha pasado a ser una estrategia corporativa como cualquier otra, que aporta una ventaja competitiva muy importante.

Y es que clientes y consumidores, así como los mejores profesionales que eligen dónde quieren trabajar y tienen una marca personal fuerte, dan muchísima importancia a estos aspectos, y no trabajarán ni comprarán o contratarán servicios en empresas que no se ajusten a sus valores y necesidades sociales. Este cambio ha sucedido a partir de la generación millennial, que según el Reputation Council, significará el 75% de los trabajadores en 2025.

¿Cómo puede ser una empresa la solución a problemas sociales? Adaptando su modelo de negocio, que se dice pronto pero no es algo sencillo y, sin embargo, puede ser crucial para el crecimiento de la empresa. También, aplicar buenas prácticas desde Recursos Humanos y educar a los trabajadores. Por último, la empresa puede utilizar sus recursos para ayudar a ONGs o financiar proyectos con alto impacto social y medioambiental.

Problemas que las empresas han tenido (y tienen) durante la crisis del Covid-19

Algunos de los mayores problemas de las empresas durante la peor etapa de la crisis del Covid-19 han sido la falta de liquidez y de clientes, la imposibilidad de llevar a cabo su actividad, el acceso a materias primas y proveedores, según el estudio de la OIT (Organización Internacional del Trabajo). En este estudio participaron más de 4.500 empresas de 45 países distintos, y entre ellas el 85% aplicó medidas para proteger a sus trabajadores y el 78% cambió sus operaciones para poder hacer frente a la pandemia.

Es cierto que los fondos económicos que facilitan la recuperación de las empresas no es algo que pueda ser completamente controlado por los RRHH, ya que depende de muchos factores, y en esta crisis muchos de ellos son externos. Sin embargo, las acciones que las empresas han tenido que llevar a cabo, ya sea aplicando los ERTE o reduciendo la plantilla de la empresa, se han tenido que gestionar desde ese departamento necesitando una muy estudiada estrategia, no solo para que la crisis tuviera el menor impacto en su plantilla, sino para ofrecer la mejor opción al trabajador. Además, con el teletrabajo forzado los RRHH han tenido que reformular su filosofía de empresa en cuanto a la comunicación interna, el trabajo en equipo y muchas otras cuestiones que han estado afectando el día a día de sus trabajadores. Los beneficios y la retribución flexible ha tenido que transformarse completamente, y la salud mental de los empleados ha pasado a estar en el punto de mira de las empresas.

Muchos de los problemas que surgieron a raíz de la crisis del Covid siguen presentes en muchas empresas, y los RRHH son una pieza clave en su solución o, al menos, en la gestión de estos. Nosotros, desde Factorial, hemos querido ponerles las cosas fáciles a los managers y los gestores de personas para hacer este cambio de la mejor manera, con un software de RRHH que digitaliza y automatiza todos los procesos que quitan tiempo y dinero al departamento, para que este pueda centrar todos sus esfuerzos en gestionar a su talento.

Problemas en empresas familiares

En las empresas pequeñas y, sobre todo, familiares, los problemas, además de los que hemos mencionado anteriormente, pueden surgir también de la misma relación familiar. Estos, más concretamente, son:

  • Distinción entre lo personal y lo profesional. Este es el mayor problema, pues afecta a la gestión de los integrantes del equipo y, además, en las decisiones que, en vez de objetivas, pasan a ser subjetivas. Aquí también entra el no saber delegar, tener responsabilidades confusas y trabajadores de más, el contar con dobles responsabilidades, o roles repetidos, por querer clonar el sistema familiar al sistema de trabajo sin tener en cuenta a los trabajadores por separado.
  • Falta de flexibilidad por hacer las cosas a partir de un sistema totalmente personalizado.
  • No gestionar bien los conflictos. Muchas veces, los conflictos se pueden solucionar con miradas externas, como la que brinda un coach ejecutivo, pero en las empresas familiares se suele ser más reacio a recurrir a este tipo de herramientas. Además, en este caso, también hay una relación familiar entre los trabajadores, y eso afecta a la manera en cómo suceden todos los procesos.
  • Choque generacional. Está claro que los millennials no trabajan igual que los baby boomers, y aunque para muchos aspectos esto pueda ser una oportunidad, puede convertirse en un problema.
  • La sucesión. En las empresas familiares este problema siempre está presente y es muy complicado de solucionar, pues puede crear tensiones o llevar a malas decisiones para evitar estas tensiones. También suele haber un exceso de dependencia del fundador de la empresa, y muchas veces el heredero no está preparado para asumir el cargo que tiene que heredar.
  • Confusión entre propietario y director de la empresa. La dirección de la empresa tiene que llevarse a cabo por alguien que sepa gestionarla, y muchas veces el heredero o los herederos no están preparados para hacerlo, aunque sí para ser propietarios.
  • Los despidos. La rotación de personal en las empresas familiares, así como el despedir a un familiar, es algo duro.

Las empresas familiares están muy presentes en España y son una pieza clave en la economía del país. En sectores como la construcción, el comercio o la manufactura estas superan el 80% del total de empresas.

Para solucionar estos problemas, se tienen que tener muy claras las estrategias, los planes de actuación, y los protocolos que, a su vez, deben respetarse sin excepciones. Además, se tendrán que ver siempre las cosas desde el punto de vista de la empresa, y no del personal, y construir una estructura profesional fuerte con un organigrama que no tenga agujeros. Para la gestión del talento humano, aconsejamos que, si la empresa cuenta con un departamento de RRHH, este esté formado por profesionales de fuera de la unidad familiar.

👉 ¿Quieres utilizar nuestra plantilla gratuita para crear un organigrama de tu empresa? Haz clic aquí.

problemas-empresas-españa

Problemas en empresas de servicio

Las empresas que venden un servicio, ya sea a empresas o personas (B2B o B2C) tienen un problema añadido, que es el de la intangibilidad del producto, y esto hace mucho más difícil transmitir el valor de este y venderlo. Esto también hace que la venta dependa mucho del profesional que la está llevando a cabo, y es por eso que especialmente en estas organizaciones es muy importante contar con un muy buen departamento de ventas.

Para poder solucionar este problema con la ayuda de los Recursos Humanos, la empresa deberá mejorar muchísimo la comunicación interna y la formación sobre todos los aspectos del servicio que se está vendiendo. De este modo, se podrá explicar de la mejor manera qué valor añadido tiene el producto, qué necesidades soluciona, por qué es distinto a los de la competencia, etc.

Tanto la formación como la comunicación son aspectos de las organizaciones que pueden gestionarse mejor si tu departamento de RRHH cuenta con la ayuda de un software que les facilita el seguimiento de estos.

Problemas en empresas que trabajan con datos

Las empresas que trabajan con datos, sean estos de un tipo u otro, suelen poder incurrir en los siguientes inconvenientes:

  • Contar con personal que no esté completamente capacitado para sus funciones. Los roles de las empresas que trabajan con datos tienden a ser mucho más técnicos, con hard skills más específicas. También puede resultar un problema si el personal, además de no estar bien formado, no cuenta con un soporte técnico que le guíe y ayude.
  • Problemas con las herramientas. Esto tiene que ver con el primer punto pero también con el sistema de análisis de datos con el que cuenta la empresa, si la herramienta no es suficiente, o no se adapta a las necesidades de la organización y es demasiado compleja y confusa. También puede ser que esta solución sea demasiado cara y no salga a cuenta.

Los Recursos Humanos, aunque no te lo parezca, trabajan con muchísimos datos: horas de fichaje, turnos, formación y cursos, vacaciones, bajas y altas, nóminas, evaluaciones del desempeño… La gestión de todo esto puede ser caótica, si no tienes un sistema que todo el equipo entienda, sepa utilizar y ayude con la organización. Además, con todos estos datos, es posible, a través de una herramienta que los analice, sacar conclusiones que pueden ayudar al negocio (por ejemplo, sobre el rendimiento de los departamentos de la empresa, sobre el absentismo y la rotación de personal, etc.).

Ejemplos de problemas en empresas farmacéuticas e industriales

Más allá de los problemas que os hemos expuesto anteriormente, y que pueden afectar a muchísimas empresas en general, hay sectores específicos que tienen problemas que únicamente (o especialmente) les afectan a ellos.

Para que os hagáis una idea de cómo pueden ser estos, os vamos a poner ejemplos de problemas que pueden solucionarse desde RRHH en empresas de sectores más específicos, como el farmacéutico y el industrial.

El problema de encontrar talento para el sector farmacéutico

A pesar de ser un sector importante en España, según la Guía del Mercado Laboral de Hays, hay un desajuste entre la oferta y la demanda de puestos en la industria farmacéutica, sobre todo en cuanto a perfiles más especializados. Muchas empresas farmacéuticas dan prioridad a la experiencia, y esto hace que a pesar de que los candidatos tengan un alto nivel de formación, sea complicado encontrar un punto de equilibrio. Por lo tanto, hay una mayor fuga de talento en este sector, y por eso es importante que las empresas que tienen el talento que quieren mantener, sepan cómo retenerlo.

El problema de productividad en el sector industrial

En este sector, muchas veces hay un problema para potenciar la productividad y mejorar la eficiencia.

Esto significa que uno de los puntos más importantes a tratar desde Recursos Humanos es la motivación de los empleados, además de su capacitación (que tiene que ver, obviamente, con la motivación).

Ahora que sabes cuáles son los principales problemas que pueden estar afectando a tu empresa y cómo solucionarlos desde Recursos Humanos, solo nos queda recomendarte que pruebes el software de Factorial, que empoderará a tu departamento de RRHH ayudándolo a superar estos posibles inconvenientes y mejorando la gestión del talento humano. ¡Puedes disfrutar de un período de prueba gratuito de 14 días!

✅ Prueba gratis el software para Recursos Humanos de Factorial y empieza hoy mismo a mejorar la gestión del talento de tu empresa

Publicaciones relacionadas

Dejar comentario