Ir al contenido

¿Cómo definir los objetivos de un trabajador para el año 2021?

En el año 2020 muchas empresas tuvieron que replantearse los objetivos, no solo a largo plazo sino también los más inmediatos, debido a la crisis derivada del Covid-19. Esto también ha hecho que los objetivos de sus trabajadores hayan cambiado, pues el contexto social no solo ha afectado a departamentos como el de ventas, si no a toda la estructura y componentes de las organizaciones.

Es principio de año, y toca definir no solo los objetivos del negocio sino de los equipos y de los integrantes de estos; tus trabajadores. Sin embargo, el año 2021 no es como cualquier otro…aunque, que exista incertidumbre no significa que los equipos puedan trabajar a ciegas y sin rumbo.

¿Cómo deberían fijarse, entonces, los objetivos de los trabajadores teniendo en cuenta la situación económica y social que estamos viviendo?

Hoy os enseñamos a poner objetivos a los integrantes de vuestros equipos, y cómo hacerlo en 2021 para que estos sean ambiciosos pero a la vez realistas y útiles. En este artículo, revisaremos los siguientes conceptos:

Diferencia entre los objetivos de un trabajador y los objetivos de la empresa

Si bien es cierto que todos los objetivos de los integrantes de una empresa deben ir hacia la misma meta, cada individuo que aporte su granito de arena tiene que tener un objetivo concreto y personal, que ayude a que con los de los demás la organización llegue donde quiere llegar.

software evaluacion de desempeño

Entonces, entendemos que para una empresa SaaS, por ejemplo, no le podemos poner el mismo objetivo a un desarrollador que a un comercial de ventas, aunque el objetivo de ventas (vender) sea el que está más al final del proceso, y por lo tanto el que más se parece al objetivo global de la empresa.

Utilicemos la trillada metáfora del engranaje; los distintos departamentos e incluso cada uno de los empleados son una pieza que encaja con otra, y con otra, y cada una tiene funciones distintas pero, al final, todas forman parte de un conjunto que tiene el mismo objetivo y lo consigue cuando cada pieza lleva a cabo su propia tarea.

Con esto queremos decir que, sí, cuando se define el objetivo de un trabajador se tiene que tener en cuenta el objetivo corporativo, pero al final deberá ser accionable por el trabajador.

Objetivos generales de un trabajador

Los objetivos generales, en el contexto laboral y en cualquier otro, son aquellos que pretenden solucionar el problema general, y es el resultado final al que se quiere llegar. Estos objetivos son más amplios y pueden compartirse, por ejemplo, con todo el departamento o con el equipo.

Además de los objetivos individuales, muchas empresas definen objetivos para el equipo y, luego, para el departamento entero. Si los objetivos de tus empleados van ligados a bonus, dependiendo del rango del trabajador y su posición dentro de la empresa, el porcentaje de este bonus puede ser mayor en el caso de los objetivos del departamento, para que este no pierda de vista esta meta más general y sus acciones impacten al departamento y no solo al equipo.

Ejemplos de objetivos generales de un trabajador

Los objetivos generales de un trabajador que se encuentre en el departamento de marketing de una empresa pueden ser, por ejemplo, el número de contactos a los que se pretende alcanzar, para que el departamento de ventas pueda encargarse de la siguiente etapa y convertirlos en clientes.

Objetivos individuales o específicos de un trabajador

Los objetivos individuales o específicos de un trabajador son aquellos que solo tiene que desarrollar este. Suelen ser más concretos y se acercan a las tareas que el empleado tendrá que llevar a cabo. Para que entendamos la estructura y el proceso de trabajo teniendo en cuenta las distintas fases que comportan objetivos dentro de la actividad de un trabajador:

Tareas → Objetivos individuales → Objetivos generales/equipo/departamento → Objetivos corporativos

Ejemplos de objetivos individuales de un trabajador

Retomemos el ejemplo del empleado del departamento de marketing. En este caso, si el objetivo general o de equipo es el de conseguir más contactos, el trabajador podría tener el objetivo individual de mejorar la conversión de usuario a contacto de las personas que, por ejemplo, entran en contacto con la empresa porque leen un artículo de su blog.

objetivos-individuales-de-un-trabajador

Objetivos profesionales a largo plazo de un trabajador

¿Son estos objetivos los mismos que los que hemos mencionado anteriormente? Puede que sí y puede que no, pero estos no los define el superior o manager del trabajador sino que tienen más que ver con la proyección del empleado.

Los objetivos profesionales de una persona son aquellos a los que quiere llegar en general, durante su profesión y no necesariamente dentro de una empresa específica. Estos objetivos, a pesar de que no los define el manager o el gestor del equipo o departamento, se tienen que tener en cuenta, sobre todo por tres motivos:

  1. El crecimiento del empleado en la empresa. Seguramente estos objetivos tienen que ver con la proyección profesional del trabajador. Por ejemplo, puede que quiera llegar a tener a un equipo de trabajo y gestionarlo.
  2. La formación. Para que un profesional sea competente de manera continuada, la empresa deberá ofrecer programas de formación y, para que sean motivadores, estos tendrían que ir relacionados con los objetivos profesionales.
  3. La retención del talento. El mejor talento se quedará en aquella empresa en la que pueda crecer profesionalmente y no vaya a quedarse estancado. Si este no puede conseguir sus metas, se irá a otra organización en la que sí que pueda.

10 consejos para fijar objetivos a tus trabajadores en el año 2021

Los objetivos de un empleado pueden ser aquellos que estén directamente relacionados con las tareas y los resultados que se quieren conseguir, pero también pueden ser aquellos que hagan mejorar sus soft skills. Todo depende de las necesidades de tu empresa, departamento, equipo y profesionales.

Para definir buenos objetivos, sigue los consejos que te detallamos a continuación.

1. Ten en cuenta los objetivos corporativos

Para definir los objetivos de un trabajador, tanto individuales como generales, deberás tener en cuenta los objetivos de la empresa.

¿Cómo definir los objetivos de toda la empresa o de un departamento? Recoge los datos del año pasado o de los últimos meses y tendrás un total; a este total tendrás que aplicarle un porcentaje de crecimiento. Lo normal sería comparar el año 2019 y el 2020 para ver lo que se creció en un año. Si creciste X y la empresa prevé crecer igual, se conseguirán una serie de cosas. Pero ¿y si además este año tienes proyectos grandes que te abrirán más oportunidades? Con toda esta información, podrás definir el porcentaje de crecimiento.

objetivos-de-un-trabajador-2021

Eso sí, para definir los objetivos de 2021 te recomendamos fijarte también en la comparación de los años 2018 y 2019, ya que entre esos dos podrás ver el crecimiento real de la empresa, sin que este haya sido afectado por la crisis del Covid.

Una vez tengas los objetivos corporativos, pregúntate cómo puede tu trabajador impactar a esos números, y define entonces sus objetivos generales e individuales.

2. Analiza el desempeño del trabajador en el 2020

Tanto en el terreno laboral como en el personal, se puede aprender mucho de momentos de crisis. Puede que en el pasado, o hace un año, las soft skills que necesitaras de tus trabajadores fueran otras que las que necesitas ahora.

En otros artículos hemos hablado de las competencias laborales más buscadas en trabajadores para el año 2021, y algunas de ellas son resiliencia, flexibilidad, comodidad en un entorno digital y compromiso. ¿Crees que tu empleado podría mejorar en alguna de estas? Porque las vas a necesitar en tus equipos durante el 2021.

Si resuelves estos “asuntos pendientes” tu trabajador podrá centrarse mejor en cumplir los objetivos que darán resultados palpables a la empresa.

3. Pon la adaptabilidad en el centro de la conversación

Si hay una cosa que hemos aprendido de la crisis que vino de golpe en 2020 es que hay que adaptarse a nuevas situaciones, contextos y necesidades. Y es que saber cambiar de rumbo, recular y definir nuevas estrategias ha sido vital durante los últimos meses…y lo continuará siendo en los próximos.

Si tu empresa ha vivido un proceso de digitalización recientemente, y/o si tus empleados han tenido que teletrabajar, ¿han sido capaces de implementar estos cambios?

4. Empieza por lo más inmediato

Aunque tengas definidos unos objetivos anuales para la empresa, es importante que los vayas desglosando en períodos de tiempo como por ejemplo cuatrimestres. Y lo mismo sucede con los objetivos de los trabajadores; empieza por lo que se necesitará antes, y ves estableciendo así las prioridades.

5. Define objetivos SMART

La palabra SMART viene de las siglas en inglés Specific (específico), Measurable (medible), Attainable (alcanzable), Relevant (relevante) y Timely (temporal). 

Además, los objetivos también deberán ajustarse al contexto social, económico y sanitario que estamos viviendo y que vamos a seguir experimentando este año, para que al terminar 2021 el balance pueda ser más positivo.

Este año, quizás la característica más importante sea el que los objetivos resulten alcanzables, y es que si son demasiado ambiciosos (ojo, que deben ser ambiciosos, pero no pasar ciertos límites) estarás destinando a tu trabajador al fracaso, y eso es muy desmotivador. Si a ti te dieran objetivos imposibles de alcanzar, ¿no te costaría mucho más trabajar por ellos?

6. Asocia los objetivos a recompensas

Los conocidos bonus o porcentajes del sueldo según objetivos se utilizan en muchas empresas, dependiendo del nivel de mando del trabajador o, simplemente, del departamento. Este año, proporciona la posibilidad de tener un bonus a tus trabajadores para que el cumplimiento de los objetivos no solo brinde la satisfacción de haberlo conseguido, sino algo más.

Estos porcentajes deberán negociarse entre trabajador y empresa y, como hemos dicho antes, son diferentes para los objetivos individuales, los de equipo y los de departamento.

7. Haz un seguimiento de la evolución de los objetivos

Los objetivos no son algo que se fija a principio de año y no se vuelve a tener en cuenta hasta que se termina el período para el que están fijados; hay que ir haciendo un seguimiento de cómo van, ya sean mensuales, trimestrales o más a largo plazo.

objetivos-de-un-trabajador

¿Cómo hacer un seguimiento de los objetivos? Aquí ya podemos empezar a hablar de la Evaluación del Desempeño de los trabajadores, que puede hacerse al final de una etapa o durante. Para ello, existen muchos ejercicios o técnicas. Sin embargo, te recomendamos hacerte con un software específico para poder medir el rendimiento de tus empleados, como por ejemplo el que se incluye en Factorial.

¿Qué conseguimos con esto? Hacer los cambios y ajustes que sean necesarios, lo que nos lleva al siguiente punto.

8. Revisa los objetivos de tus trabajadores 

Puede que en el momento de fijar los objetivos los elegidos fueran los mejores…pero esto puede cambiar. Durante el año 2020, muchas empresas se han fijado nuevos objetivos, y seguramente nos toque hacer lo mismo en el 2021, ya que todavía hay bastante incertidumbre.

Durante tu seguimiento de los objetivos ya irás viendo si tienes que replantear algunos de ellos. Si no, puedes marcarte momentos en los que revisarlos y decidir si hay que hacer algún cambio o reajuste.

9. Sé transparente y honesto con tu equipo

Cuando fijes objetivos, sé transparente con tu equipo y tus trabajadores; explícales bien lo que se espera de ellos y asegúrate de que les has dado las herramientas y conocimientos necesarios para cumplir con sus metas.

Al mismo tiempo, muéstrate asertivo y abierto a preguntas y dudas. Lo que quieres es que, si por algún motivo tus empleados necesitan ayuda para alcanzar sus objetivos, te lo comuniquen y podáis trabajar en ello.

En caso de ofrecer bonus, deja esta parte muy bien hablada (y clarifica si los bonus son, por ejemplo, por cada venta bruta, o si no incluyen el IVA, etc.).

10. Haz que los objetivos sean colaborativos

No es recomendable que sean los propios trabajadores los que se pongan sus propios objetivos, pues tú como manager tendrás más experiencia haciéndolo y conocerás mejor los resultados de otros años del departamento, las necesidades más inmediatas y más a largo plazo…en definitiva, tú tienes una imagen más amplia de todo lo relacionado con la empresa y los objetivos corporativos.

Sin embargo, haz que haya un diálogo. Es bueno que ellos puedan hacerte proposiciones y ser más proactivos e incluso negociar, pues saben cómo trabajan y cuál es el volumen de trabajo recurrente.

¿Te han parecido útiles estos consejos? Ahora que ya sabes cómo fijar buenos objetivos para este 2021 te queda lo más difícil; elegir los adecuados. ¡Ten en cuenta nuestras buenas prácticas y podrás terminar el año con muchos más éxitos!

¿Quieres un software que te ayude a evaluar el desempeño de tus empleados? Factorial tiene un período de prueba gratuito de 14 días. ¿A qué esperas?

Prueba gratis el software para la Evaluación del Desempeño de Factorial

Related Posts

Dejar comentario