El horario tradicional vs el horario flexible⏱

gestion-horario-trabajadores

Hace unos días mi pareja me contó que su jefe le echó una bronca por llegar a trabajar a las 8.15 en lugar de las 8 de la mañana. Acostumbrada a trabajar en el mundo de las startups, donde parece que empezar a currar antes de las 10 es una auténtica tortura, me sorprendió bastante darme cuenta que todavía existen empresas, y jefes, que miden el desempeño de los empleados estrictamente en base a horas.

Esta pequeña anécdota disparó mi curiosidad, y no fue difícil encontrarme con algunos datos interesantes. Actualmente, sólo uno de cada nueve empleados españoles tiene flexibilidad horaria. Y de acuerdo a un estudio realizado por el Instituto de Política Familiar, ocho de cada diez españoles consideran que los horarios son muy estrictos y deberían ser más flexibles.

Si bien en España están habiendo avances para lograr una mayor conciliación entre la vida laboral y familiar como la propuesta de limitar la jornada laboral, o la extensión del permiso de paternidad a cuatro semanas, España y Portugal son los países con menor flexibilidad horaria de toda la Unión Europea:

Gráfico horario tradicional, flexible y libre

Gráfico elaborado por el Instituto de Política Familiar en base a datos de la OCDE.

Al margen de lo que se está haciendo a nivel público, son cada vez más las empresas que miden el desempeño de sus trabajadores en base a criterios muy diferentes a horas trabajadas y que implementan políticas de horarios de entrada y salida flexible.

Horarios determinados por el trabajo en equipo

En algunos casos, la misma naturaleza de la empresa requiere gestionar los horarios de manera creativa. Este es el caso de Redbooth, una startup de origen español con oficinas en Barcelona y California. “La diferencia horaria de 9h entre oficinas en España y US es un hecho que efectivamente supone un reto a nivel de trabajo en equipo”, nos cuenta María Palou, Head of People and Culture en Redbooth.

“Dentro de la flexibilidad se intenta que los equipos coincidan el máximo de tiempo diario posible y por eso en Estados Unidos inician la jornada más temprano y en España más tarde. De igual forma, se da total flexibilidad para que las personas trabajen desde casa para poder cubrir estos horarios y que se autogestionen el tiempo”.

En Redbooth los horarios no son una regla establecida por el management de la empresa.

“Los miembros de nuestros equipos son 100% responsables de planificar su trabajo, estimar fechas de entrega, y asegurarse de cumplirlas” explica María. “Dejamos totalmente a su criterio cómo establecer los mejores horarios para comunicarse con el resto del equipo, sin que eso tenga un impacto en la productividad del grupo. También es responsabilidad del equipo avanzar como una unidad, asegurándose que nadie está bloqueando el trabajo de nadie”.

Flexibilidad equivale a más compromiso y productividad

En empresas que sí buscan formalizar este tema, se escucha cada vez más lo que en inglés se conoce como “core hours”. Es un concepto muy sencillo: se establece un determinado rango horario en que todos tienen que estar disponibles y online, es decir conectados a la red de comunicación habitual de la empresa (por ejemplo Slack). Pero la hora de entrada o salida son totalmente flexibles.

Lo interesante de este tipo de acuerdos es que no están basados en lo presencial, porque al final estar o no estar en la oficina no es necesariamente imprescindible en algunos puestos de trabajo, pero estar disponible para trabajar en equipo, sí. En Redbooth, las core hours están marcadas por actividades de equipo como las reuniones diarias (llamadas standups), retrospectivas, etc.

“Tratamos a nuestros trabajadores como profesionales, y esto tiene un impacto en la cultura de Redbooth. Tenemos personas más comprometidas con la empresa, ya que sienten que hay una gestión basada en la confianza, que promueve la responsabilidad y el balance personal”.

Son cada vez más las empresas que están experimentando con el tema de los horarios. ¿Cómo lo gestionáis en tu empresa? ¿Tenéis una política flexible, que se va autorregulando en base a acuerdos grupales, o está totalmente determinado por la dirección? ¿Te has planteado que la flexibilidad horaria no solamente beneficia a los trabajadores, sino que puede contribuir a una mayor productividad en los equipos de trabajo?

Estas son sólo algunas preguntas que puedes hacerte y hacer a tus jefes para identificar oportunidades de mejora. Recuerda que lo importante es comunicarlo claramente al equipo, para evitar malentendidos y facilitar la coordinación. ¿Tienes una forma totalmente diferente de gestionar los horarios? ¡Nos encantaría conocerla!

También puedes registrarte gratis en Factorial.

Ana de Factorial

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *