Espacios de trabajo y teletrabajo ¿Pueden desaparecer las oficinas?

El trabajo remoto se ha convertido en una auténtica revolución para empresas y trabajadores. Impulsado por la crisis del Covid-19, esta modalidad supone una verdadera amenaza para los espacios de trabajo tradicionales, tanto que ya se habla de la desaparición de las oficinas.

Los pisos enteros atestados de trabajadores sentados en proximidad, compartiendo insumos de oficina e incluso el almuerzo, son a estas alturas una imagen de un pasado reciente que nadie se atrevió a imaginar. Como si se tratara de una película de ciencia ficción, en tan solo poco más de medio año la realidad global ha puesto “patas para arriba” la vida tal y como la conocemos.

Sin lugar a dudas uno de los aspectos que mas se ha resentido es la vida laboral, ya sea por la desaparición de empleos o las pérdidas cuantiosas en ingresos, pasando por la instauración de nuevas medidas y metodologías a las que no todas las industrias pueden adaptarse con tanta facilidad.

Espacio de trabajo en casa

El principal contrincante del trabajo tradicional es un viejo conocido: el home-office. Aunque históricamente fue una opción para freelancers y emprendedores, hoy en día el teletrabajo es casi una obligación para la gran mayoría de las personas.

Con la posibilidad de trabajar desde la comodidad de nuestros hogares y además, cuidándonos a nosotros mismos y a los demás, las oficinas de toda la vida pasan a un segundo plano.

Tanto así, que de acuerdo con un estudio publicado por El Confidencial a mediados de este año revela cifras sorprendentes que hablan a las claras de la superioridad del teletrabajo frente a los espacios de trabajo tradicionales, al menos en lo que refiere a productividad:

  • 68% de los españoles asegura sentirse igual o más productivo desde casa.
  • 52% prefieren trabajar desde casa a volver a las oficinas.
  • 42% de los encuestados consideran riesgoso el regreso a las oficinas en forma plena.

software-recursos-humanos

Una de las razones por las razones por las cuales el teletrabajo gana frente a los espacios de trabajo tradicionales, es la capacidad de ahorro de tiempo y dinero. Sin la necesidad de optar por el transporte público o la movilidad propia, se reducen sensiblemente los costes y las horas que se necesitan para llegar a la oficina, si esta está en nuestra sala.

En el caso de trabajadores y trabajadoras que conviven con familiares, han destacado que:

  • El 63% aprovecha mejor el tiempo de calidad con sus hijos e hijas.
  • El 51% madruga menos y descansa más.
  • 31% valora tener tiempo para poder preparar y comer comida casera.

Espacio de trabajo compartido

A pesar de lo que se creía en un principio, si bien el teletrabajo ha desplazado a las oficinas tradicionales no ha sucedido lo mismo con los espacios compartidos o co-working. Durante los primeros meses del año se avizoraba un futuro incierto para este tipo de establecimientos, pero la tendencia se ha revertido.

Pasada la primera ola y el pánico inicial, con la llegada de la nueva normalidad se ha logrado vislumbrar un horizonte no tan incierto y de hecho esperanzador para el mundo laboral. La introducción de medidas de seguridad como l distancia social, uso de tapa bocas y desinfectantes, junto al aforo reducido y horarios limitados, han probado su eficiencia en estos casos.

Esto puede verse reflejado claramente cómo se ha disparado el interés por los espacios de trabajo compartidos sobre todo habiendo iniciado la segunda mitad del 2020. De acuerdo a un reporte publicado por el medio Crónica Global, los coworking se establecen como una vieja conocida pero nueva tendencia en la lucha contra el Covid y la supervivencia de las empresas.

Los espacios de coworking dan respuesta a problemas que atañan cierta complejidad. Por un lado evitan el desgaste de los trabajadores que pasan demasiadas horas dentro de casa, al tiempo que ayudan a recobrar la interacción humana. Por el otro, reducen costes significativos en términos de mobiliario e insumos, pero permiten mantener las oficinas abiertas aunque parcialmente vacías.

Por su naturaleza dinámica e innovadora, los espacios de trabajo compartido presentan una mayor flexibilidad a adaptar nuevas normas de higiene propias del contexto sanitario en el que nos encontramos inmersos. Y eso es siempre un plus para trabajadores y empresas.

espacio de trabajo

¿Pueden, realmente, desaparecer las oficinas?

Dicho todo lo anterior, la respuesta parece ser evidente. Pero en realidad existen una serie de factores involucrados al momento de realizar afirmaciones en ese sentido que tiñen de gris muchas de nuestras presuntas certezas.

Las oficinas pueden desaparecer, sí, pero no por completo. Todo indica que al menos hasta que exista una vacuna efectiva y se logra la inmunización de la población mundial frente al Covid-19, ni las oficinas tradicionales ni la vida tal y la conocíamos hasta Febrero de este año volverán. Esto no solamente debido a cuestiones lógicas de salud, sino a la introducción de nuevos hábitos que están modificando nuestra cultura por completo.

Esto no significa que va a haber un cierre definitivo de todas las oficinas y edificios de oficinas en el mundo, ni que se vaya a prescindir del uso de insumos o mobiliario para este fin. Por el contrario, sucederá lo mismo que en otras industrias y áreas: los espacios de trabajo se adaptarán.

Así como la arquitectura moderna y sus amplios y luminosos espacios fueron desarrollados debido a la pandemia de la tuberculosis (cuyo tratamiento recomendaba la exposición a luz solar y al aire puro), se cree que algo similar sucederá con oficinas y hogares particulares frente al Covid-19.

Un informe de Architects Journal explica que las últimas tendencias en remodelaciones de oficinas están orientadas no solamente a ser sustentables y energéticamente eficientes, sino a permitir mayor libertad entre trabajadores en manera segura y facilitando la interacción.

Se habla del auge de grandes espacios con materiales nobles, probablemente reciclados, sin cubículos ni escritorios individuales y de la creación de “vecindarios”. Estos serían espacios comunes destinados exclusivamente a un solo equipo de trabajo que pueda desarrollar tareas en manera colaborativa pero sin romper la distancia social con otras áreas de una compañía.

Las oficinas además, funcionarían como centrales de trabajo y no “oficinas” per se. Esto con el fin de lograr un híbrido entre teletrabajo y trabajo presencial para disminuir el estrés y que por otra parte, permita en caso de confinamientos totales o parciales, “cerrar” la empresa por completo o por secciones.

Cómo adaptar un espacio de trabajo de oficina

Por supuesto, hay tantas oficinas como empresas y cada una tendrá una forma única de resolver y adaptar sus espacios de trabajo. Pero en líneas generales, algunas recomendaciones interesantes incluyen:

  • Incluir una estación desinfectante.
    En el ingreso del edificio o las instalaciones, es importante contar con uno o varios dispensers de gel o lociones sanitizantes, toallas que húmedas que puedan servir para desinfectar objetos e inclusive, cobertores o fundas para el calzado. Este tipo de estaciones deben replicarse en áreas comunes. Ofrecer mascarillas a todos los empleados y visitantes, debe ser prioridad.
  • Ser estrictos con el aforo limitado.
    Controlar la cantidad de personas en un mismo espacio, plantear reglamentos claros al respecto y comunicarlos internamente en forma concisa es fundamental. Del mismo modo es interesante pensar en turnos rotativos y en la implementación de señalética para garantizar la distancia social en pasillos y sitios de tránsito.
  • Flexibiliza tus instalaciones.
    Si a las limitaciones establecidas sumamos la obligación de usar formas de trabajo tradicionales, esto operará en detrimento de la calidad de vida y por tanto la productividad del empleado. Optar por mobiliarios cómodos que sirvan para relajarse y distenderse, contribuye al bienestar laboral.
  • Prioriza la calidad del aire.
    Además de espacios ventilados y bien refrigerados es fundamental considerar la opción de adquirir dispositivos para la purificación y humidificación de los ambientes.

espacio de trabajo covid

El teletrabajo en España hoy

Todo indica que el destino de las oficinas está lejos de llegar a un fin pero que ciertamente será víctima de modificaciones necesarias para su subsistencia. El hibridaje entre el trabajo casero y el presencial se convierte en una obligación que da respuesta a un mal de nuestros tiempos: la falta de contacto humano.

El teletrabajo y sus beneficios y claroscuros, es a esta fecha un verdadero fenómeno que llegó para quedarse. 

A pesar de esto, la tendencia marca que más que trabajar desde casa, lo que buscan los empleados del futuro en la nueva normalidad es trabajar desde cualquier parte donde estén. Ya sea su propia casa, la de alguien más, un café, coworking o incluso otra ciudad.

 

 

Las oficinas no desaparecerán, sino que como otras industrias y profesiones, se reconvertirán. Contar con soluciones tecnológicas que sirvan para apoyar este proceso es clave para consolidar la supervivencia de cualquier negocio.

Adaptate al mundo que se viene migrando tus procesos a la nube en forma 100% digital, segura e intuitiva. Digitaliza tu empresa hoy!

 

¡Prueba el software de Factorial gratis por 14 días para optimizar tus procesos de rrhh!

Leave a Comment