6 señales que delatan a un empleado descontento con su trabajo

Todos tenemos días malos en el trabajo, pero existen señales que indican cuando una mala semana en la oficina se convertirá en un estrés laboral interminable y debilitante. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, más de 300 millones de personas sufren de depresión o ansiedades debido a su entorno laboral actual. Demasiadas personas sienten que están atrapadas en trabajos tóxicos. En muchas ocasiones el cuerpo sabe antes que ellos mismos lo que sucede, enviándole alertas rojas de que no están bien y es hora de hacer cambios drásticos en su vida.

👉 ¿Quieres aprender a gestionar a tus empleados? Haz click aquí para leer nuestra guía sobre la gestión de equipos en empresas

Los dolores de cabeza son los protagonistas de su día

Constantemente necesita estirarse, no para de suspirar para disminuir el malestar, se pasa la jornada con una inquietud indomable; estas son señales de que algo anda mal con el empleado. Cuando alguien ve su trabajo como una zona de guerra, toda situación equivale a estrés laboral. El estrés tiende a crear síntomas fisiológicos que pueden afectar el quehacer diario de un empleado, quiéralo o no, y esto puede volverse en el foco de todas sus conversaciones. Después del quinto «me duele la cabeza» de la semana, esto puede indicar que el empleado no se siente cómodo en su espacio.

Lee más sobre cómo combatir el estrés laboral

Un buen descanso se vuelve casi un lujo

Muchas veces, lo segundo que escucharás es sobre noches de insomnio. Cuando una persona dice que no puede dormir es porque su mente está acelerada durante la noche. Posiblemente, se despiertan en medio de la noche pensando en su lista de tareas pendientes. Unas pocas noches sin descanso no es un gran problema, pero si se convierte en un patrón o una constante fatiga, puede ser que el ambiente en el trabajo se ha vuelto tóxico. El empleado se siente abrumado porque trabaja demasiado y trabaja demasiado porque se siente abrumado.

La salud mental se deteriora

Si sientes que tu jefe siempre está tratando de ‘atrapar’ a los empleados, la salud mental es la que paga. El trato injusto en el trabajo puede causar un estrés excesivo. Cuando hay un trato injusto entre empleados, atacas a la dignidad de la persona, esencialmente diciendo que una persona no merece  para nada que lo traten igual que a los demás. Esto puede llevar a que el empleado no se sienta motivado y pierda por completo su ganas de formar parte de la empresa.

Está más días enfermo que saludable

En muchas ocasiones, la falta de una dieta balanceada o hasta la época del año pueden desatar un maratón de enfermedades. Por otro lado, si contraen resfriados constantemente, considera cómo se siente respecto a su trabajo. El estrés crónico puede comprometer el sistema inmunológico, haciéndolo más débil a la hora de batallar.

No se lleva bien ni con él mismo

Como pasas tu tiempo refleja lo que valoras. Cuando estás constantemente preocupado por cumplir con la administración, tus relaciones pueden sufrir. Los empleados que tienen que hacer malabarismos con el estrés profesional por encima de sus obligaciones personales y financieras, pueden perder el deseo de interactuar con otros, al igual que comienzan a perder la paciencia mucho más rápido.

El estómago se vuelve su peor enemigo

La indigestión, el estreñimiento y la hinchazón pueden asociarse con el estrés, porque el estrés afecta lo que digiere y cómo digiere el intestino, que a su vez afecta nuestro estado de ánimo. Si las visitas al lavabo sobrepasan las horas que está enfocado en su trabajo, y nunca ha reportado que sufre de alguna condición estomacal, posiblemente algo anda mal con el empleado y su lugar en el trabajo.

¿Qué puedes hacer para combatir esto? 

Ayúdalos a replantear sus pensamientos negativos

Uno de los principios de la terapia cognitivo conductual es que la forma en que uno piensa puede cambiar la forma en que uno se siente. Muchas veces un cambio de trabajo no es una opción real o alcanzable, pero podemos enfocarnos en la situación que podemos controlar. Utiliza estos principios para ayudar al empleado a verdaderamente reflexionar sobre cómo se presenta en el trabajo, cómo se relaciona con el equipo y qué piensa el resto del equipo sobre su labor. 

Considera el ‘team building’

No hay nada mejor para resolver un problema que la magia de la comunicación. El ‘team building’ no son solo actividades recreativas, sino que también son muy útil como herramienta de desarrollo dentro de una organización. Considera actividades de ‘team building’ para mejorar la comunicación entre todos, fomentar el trabajo en equipo para resolver los problemas y crear un espacio mucho más cómodo para todos.

Exhorta a todos a tomar descansos

Aunque sean 10 minutos de descanso relajan a cualquier persona. Después de que el cuerpo está en alerta máxima para defenderlo de demandas irrazonables o jefes imposibles, todo el mundo merece un poco de tiempo libre. Cuando no le damos a nuestro sistema la oportunidad de relajarnos y reiniciarnos, se comienzan a desarrollar daños que pueden afectar a largo plazo.

En última instancia, aconseja que deje el trabajo

Las largas horas de trabajo, la falta de autonomía y la inseguridad económica en el trabajo son factores que contribuyen a un entorno laboral tóxico que muchas veces los empleados deben dejar atrás, no solo confrontarlos. Hay veces que es necesario solucionar el problema subyacente, no lidiar con los síntomas.

This post is also available in: English US

Leave a Comment